Fuertes críticas a la Corporación Autónoma Regional CAR hizo el sector minero de Sibaté y Soacha durante el desarrollo del primer diálogo para la formalización minera realizado ayer en la Casa de la cultura de este último municipio, evento organizado como antesala a la gran jornada que se realizará en febrero próximo.


Los mineros mostraron su inconformismo ante representantes de la dirección de formalización minera del Ministerio de Minas, la gobernación de Cundinamarca, la Cámara de Comercio y los alcaldes de Soacha y Sibaté, argumentando que la Car es negligente y dilata los procesos y solicitudes.

“Tengo un contrato de concesión del año 98 y a partir de ahí he presentado dos planes de manejo: el primero no se me dio respuesta porque fue negado y en 2004 me dan unos puntos de referencia, presento mi Plan de manejo en el año 2005, estamos a 2012 y todavía no se me ha resuelto la situación. Hace unos 45 días le presenté un documento a la Car y es la hora que no tengo respuesta, entonces uno se desconcierta y los que estamos aquí es porque queremos legalizarnos, trabajar bien, queremos contribuir a lo que el presidente pregona, pero lamentablemente la Car no colabora”, argumentó el minero Julio Sotelo.

“Generalmente la Car se acerca al minero es a través de comunicados para anunciar una visita de seguimiento y control. Los funcionarios van con el tiempo contado, así como acaba de pasar aquí con su director que vino un ratico a la reunión y se fue. A partir de la visita, cuatro o cinco meses después promulgan un acto administrativo utilizando un lenguaje muy técnico, sin tener en cuenta que alrededor del 65% de las personas que ejercen la actividad minera en el departamento tienen un nivel de escolaridad muy bajo…

Presenté un permiso de ocupación de cauce en mayo del año anterior y sólo hasta junio de este año se me le dio acto de inicio mediante resolución. Una vez presento cálculos, diseños y planos, me dicen después que me falta la parte descriptiva de la planta de tratamiento que voy a hacer en el predio. Otros seis u 8 meses para que se complemente y le demos cabal cumplimiento a algo que se debió haberse hecho desde un inicio”, agregó otro de los mineros.

“Qué pasa con las minas que se han venido cerrando en Sibaté, ya que a la fecha se ha clausurado un 90% de la minería ilegal y estos a su vez han levantado toda la maquinaria, dejando abandonado todo el daño por la explotación sin ningún tipo de responsabilidad”, preguntó Édgar Sánchez sin obtener respuesta clara por parte de la abogada Martha Melo, quien se quedó en representación de la Car para responder inquietudes.

“El 16 de octubre se ordenó el cierre preventivo inmediato de Comín en Sibaté, pero solo hasta el 15 de noviembre la Car hizo el efectiva la orden”, denunció otro de los mineros.

Y como ellos, muchos de los mineros asistentes al ejercicio de diálogo para su formalización salieron desanimados, más cuando las palabras del mismo director de la Car provincial Soacha, Francisco Javier Escobar Torres, en nada ayudaron al objetivo del ejercicio.

“En el momento que el director de la Car hizo la intervención, desmeritó, desanimó y desalentó a más de un minero que está aquí presente con la intención de legalizar y de manifestar sus inquietudes. Hasta el presente no he visto conclusiones ni soluciones a los mineros que hacen presencia. Se supone que esta reunión era para escuchar las inquietudes de cada minero con el fin de decirles qué procedimiento seguir y así evitar trámites que los manden de un lado para otro sin solucionarles nada; se radican documentos y solicitudes, y las respuesta llegan después de 3,4 y 5 años”, dijo el concejal de Sibaté Nelson Sosa.

Y para terminar, el concejal de Soacha Arcadio Carvajal, pidió trabajar para suspender el recaudo que los municipios están obligados a cobrar, a través de las facturas de impuestos, con destino a la Car. “Son millonadas las que se lleva la Car anualmente de los municipios y no revierte un peso. Para el caso nuestro estamos trabajando para suspender este recaudo”, concluyó el cabildante.