*Cindy es una mujer de 23 años, recién egresada de la universidad y residente en algún sector de la comuna dos. Cuenta que recientemente vivió un caso de atraco en Soacha, como de novela.

La mujer asegura que salió en el automóvil familiar, junto a su madre y su hermana menor. Llegaron hasta las afueras de un centro comercial de la ciudad y por no pagar parqueadero dejaron el carro estacionado como a cuadra y media del lugar, mientras ella entraba al banco a pagar una factura y sacar dinero.

Dice que el banco estaba solo, pagó y sacó 600 mil pesos. Salió de la oficina sin percatarse que la estaban siguiendo, y cuando ya caminaba por la calle y se dirigía hacia el carro, la abordó bruscamente una mujer de aproximadamente 50 años.

“Cuando ya caminaba hacia el carro me aborda la señora y me pone algo que me chuza duro debajo del brazo. Me coge y me dice, no vaya gritar h… sólo camine. Yo entré como en shock y no pude ni gritar ni nada, y lo que es de no creer y que me da rabia, es que yo pasé a pocos metros del carro y ni mi madre ni mi hermana se dieron cuenta que yo iba caminando con una desconocida”, relató la mujer.

Según el relato, metros más adelante apareció un hombre y entre los dos la cogieron en la mitad y la obligaron a caminar hacia una zona verde cercana. Allí le quitaron el dinero y su celular.

“No sé si fue por el susto, o que le echan algo a uno, o qué, pero es increíble que yo no grité ni hice escándalo ni nada, incluso hoy no entiendo por qué caminé con la delincuente cerca del carro donde estaba mi familia y no fui capaz de gritar o hacer algo, es algo que hoy no entiendo”, relató.

Dice que del susto se quedó quieta y no supo para dónde cogió el par de ladrones, y que unos 30 segundos después su reacción fue llorar y llorar. Luego se dirigió hasta el carro donde estaba su familia y no paraba de llorar.

“Cuando llegué al carro, lo hice atacada llorando, por su puesto que mi madre y mi hermanita se asustaron, me preguntaban qué me había pasado y no era capaz de responderles, hasta que me calmé un poco y les conté”.

*Cindy dice que, aunque el caso ocurrió hace algo más de un mes, decidió contarlo para que la gente tenga precaución y esté alerta cada vez que ingrese o salga de un banco.

“Fíjense que no basta con ir acompañados a un banco, los ladrones se inventan cualquier cosa y estoy casi segura que ellos cargan alguna sustancia para dejar a una persona indefensa”, concluyó.

*Nombre cambiado por petición de la denunciante

Foto: referencia