De qué sirve señor alcalde las cosas buenas que hace en el Municipio de Soacha, si la crisis en que vivimos es más que evidente por falta de autoridad, y la acción y ejecución son opacadas totalmente, no sabemos si es por culpa suya o de algunos secretarios de despacho y/o funcionarios sin compromiso social ni sentido de pertenencia por la ciudad


De qué sirve traer una pista de hielo, la muñeca Camila, celebraciones veintejulieras, festival del sol y de la luna en entredichos, si los niños estudiantes de Soacha no reciben su porción completa de refrigerio en sus Instituciones Educativas desde grado cero a once, y que hasta el año anterior solamente recibían dicho complemento alimenticio (que en muchos casos es el más fuerte del día) hasta grado quinto y que este año se suponía iba a aumentarse la cobertura y por el contrario la redujeron hasta grado tercero. De qué sirve Señor Alcalde, si hay niños y sus familias que no cuentan con el preciado líquido del agua para satisfacer las necesidades más urgentes del ser humano. De qué sirve legalizar Barrios y urbanizaciones, si muchos de estos no cuentan con los servicios públicos básicos que usted por ley está obligado a garantizarles.


De qué sirve señor Alcalde sembrar árboles en algunos sectores y hablar de protección al medio ambiente y a nuestros humedales, si dentro de la municipalidad se permiten contratos de explotación minera como el de TRENACO, se permite la explotación indiscriminada de las canteras que cada día terminan con los pulmones de Soacha y Bogotá, como lo son nuestros cerros, se avala la industrialización en los corregimientos a través de las ladrilleras, areneras, lavadero de arenas, hueseras, etc. etc., etc., que arrojan sus sedimentaciones sobre el lecho del río Soacha y contribuyen a las grandes inundaciones de los barrios de la parte baja y que todo esto va en contravía de lo que se dice públicamente, dizque protegiendo el medio ambiente.




De qué sirve señor Alcalde haber traido Transmilenio a Soacha y por este motivo haber retirado varias rutas importantes para la comunidad, antes que estuviera funcionando con plenas garantias y por lo menos terminada la fase I, con alimentadores, para no colapsar como está el actual servicio porque realmente lo usamos por necesidad, porque no hay otra opcion distinta a la de enfrentarse a las latas de sardina (colectivos) en medio de los grandes trancones de la frustrada “autopista Sur” sin Dios ni Ley.


De qué sirve Señor Alcalde iniciar obras dando palabras del fin de ejecución en determinadas fechas, si no se cumplen, y lo peor, al poco tiempo son abandonadas o sin explicación trabajan como en plan tortuga, con una lentitud inexplicable, como es el caso de las obras de las Villas, puentes peatonales, fase I, II y III de transmilenio, la Paralela, la reconstrucción de la banca del Río Soacha, etc.


De qué sirve señor alcalde las megaconstrucciones de vivienda de interés social, como las que se han permito en el Municipio del que usted es la primera autoridad, sin infraestructura de Servicios públicos básicos, sin colegios, sin puestos de salud cercanos, sin hospitales suficientes, sin transporte, sin seguridad, sin planeamiento ético y real, ya que la superpoblación actual no se compadece con la existente antes de estas urbanizaciones, hoy habitadas, que se quejaban en su época por colapso de acueductos y alcantarillados insuficientes, y que hoy en día se unieron a estas, sin hacer nuevas o reconstruir con mucha mayor capacidad las redes existentes. De qué sirve Señor Alcalde tener un P.O.T. viejo y obsoleto creado para otra ciudad que no es la Soacha de hoy en día, de qué sirve señor alcalde tener una superpoblación de más de 500.000 habitantes si no estamos ranqueados en la categoría especial para municipios y poder acceder a más recursos presupuestales, además de la invasión del espacio público sin ninguna solución efectiva que se avizore en un futuro cercano.



De qué sirve señor alcalde que como primera autoridad del Municipio no tenga autoridad sobre la mal llamada “Autopista Sur”, que los fines de semana dentro de los planes éxodo y retorno la Policía Cundinamarca arrincona prácticamente a los habitantes de Soacha dentro de sus comunas al cerrarles las vías de ingreso e incomunicarlas entre sí, dándole prioridad a viajeros que no representan absolutamente nada de beneficio para Soacha. De qué sirve anunciar desde hace un año o más la tal “secretaria de la movilidad” si no hacen la gestión que se requiere para hacerla una realidad a corto plazo, por esta razón las vías de los barrios están afectadas y deterioradas por los vehículos que le huyen a los trancones y buscan vías alternas por donde no debe estar permitido este paso.

De qué sirve señor alcalde recibir dotaciones para mejorar la seguridad si la seguridad es las más insegura de Soacha, el pie de fuerza de la policía de Soacha sigue siendo insuficiente, los cuadrantes insuficientes, la estrategia insuficiente, ollas del microtráfico pululan por todos lados, nuestros jóvenes se pierden sin control ni prevención, las personas de bien trabajadoras y estudiantes azotados por atracadores que acechan en todas las calles por doquier, atracos a negocios y a vehículos repartidores de mercancías, asesinatos, y hasta los transportadores son víctimas de atracos y extorsión, robos a viviendas, etc. etc., etc.

De qué sirve Señor Alcalde traer pesonalidades a mostrarles la Soacha maquillada y de supuesto ejemplo para otras ciudades, si se esconden las verdaderas problemáticas que aquejan día a día a nuestros habitantes, De qué sirve conmemorar el Magnicidio de Luis Carlos Galán Sarmiento, si de la Familia Galán este municipio no ha recibido nada más que desprecio. Los soachunos no decidimos, escogimos ni provocamos la muerte de Galán, pero sí hemos llevado a cuestas durante 25 años este Carma y señalamiento que nos castiga injustamente y que al parecer la familia ha cogido como trampolín para proselitismo, publicidad e impulso de sus hijos a los cargos políticos más altos, pero desconociendo totalmente nuestras problemáticas y coadyuvar en sus posibles soluciones.

Rendición de cuentas donde todo está “perfecto” en la ciudad “perfecta”, pero nada que ver con la realidad pura de esta Soacha en la que vivimos y amamos hoy en día, consejos comunales donde todo mundo sale contento con las promesas de dar solución a las problemáticas que expusieron en sus relatorías, pero que con el pasar de los días, meses y. . . y, años, desilusionan al ver que la mayoría de lo que se dijo NO se cumplió. En fin, señor alcalde, podrán decir hasta misa, pero la única verdad verdadera es que para nadie es un secreto que la Soacha de hoy en día está colapsada y no es para ponerse a pensar si se dicen verdades o mentiras, sino reflexionar, pensar con cabeza fría, poner los pies sobre la tierra, e ir al rescate de nuestra querida y muy amada SOACHA del ¿“BIENESTAR PARA TODOS?”.