Parece que la alcaldía solo se preocupa por las personas que ofrecen sus productos en la calle, pero olvida que vehículos y talleres también invaden.

Se convirtió en un círculo vicioso la recuperación del espacio público en Soacha porque ninguna administración (incluyendo la de Saldarriaga) ha tenido una política clara frente al tema, y lo grave es que sólo se piensa en el vendedor informal que tiene su puesto o carreta en alguna calle, parque o andén de la ciudad.

“Tanto el secretario de gobierno como el alcalde olvidan que parquear en una vía o andén también es invadir el espacio público, o arreglar una moto o carro en la calle, o sacar un tanque de agua o mercancía fuera de un local, incluso construir un antejardín, pero parece que para ellos esto no es relevante”, señaló Ismael García, abogado y residente en Ciudad Verde.

Ejemplos hay muchos en Soacha donde jamás la alcaldía ha llegado a revisar por qué determinado sitio está invadido. “Pareciera que Soacha sólo fuera el parque, la 13, la 15 y la 30 de San Mateo”, replicó García.

Un caso concreto sucede en la misma autopista, entre las calles 15 y 22. “En este tramo dejan los carros al frente de los negocios o propiedades atravesados en el andén y la gente no puede pasar, les toca arriesgarse y caminar por la vía de los carros”, replicó Graciela Camacho, residente del sector.

 Las quejas involucran hasta la clínica San Luis, ubicada en la autopista Sur con calle 21. “Invaden el espacio público desde hace mucho tiempo, pero también hay un negocio de guaduas, talleres, madera y muchos dejan las motos y carros en el andén; el problema es que la gente debe caminar por la autopista”, replicó un residente.

La tarea es para esta administración que prometió recuperar el espacio público en Soacha, y poco es lo que ha hecho; no se ve una política clara que incluya programas de reubicación, sin atropellar a las personas. Lo poco que ha hecho ha sido utilizando la fuerza, sin propuestas ni espacios aptos para ubicar a los vendedores informales.