Fueron afectados con fines de extinción de dominio una oficina y siete bodegas avaluadas en 2.500 millones de pesos. Además, se incautaron 8.344 botellas de licor en un local comercial.

La Dirección Especializada de Extinción del Derecho de Dominio de la Fiscalía impuso medidas cautelares de suspensión del poder dispositivo, embargo, secuestro y toma de posesión sobre ocho inmuebles que habrían sido destinados a almacenar y servir de puntos de comercialización de licor falso o de contrabando.

Labores investigativas, realizadas de manera articulada con la Policía Fiscal y Aduanera (POLFA), permitieron establecer que las propiedades pertenecerían a los integrantes de una red señalada de vender las bebidas ilícitas en centros comerciales ubicados en distintos barrios de Bogotá como San Bernardino I y José María Carbonel, en la localidad de Bosa; Danubio Azul, en Rafael Uribe Uribe; Lourdes, en Santa Fe; y San José, en Los Mártires.

En diferentes diligencias quedó en evidencia la actividad ilegal. Entre noviembre y diciembre de 2015, fueron incautadas 8.344 botellas de licor en un local comercial, una oficina y siete bodegas. Según las pruebas técnicas y científicas realizadas por peritos especializados, los productos rotulados como whisky, ron y vino, entre otros, estaban lejos de cumplir los estándares de autenticidad, calidad y seguridad para el consumo humano.

Adicionalmente, en las verificaciones se encontraron insumos líquidos y sólidos como estampillas, sellos y tapas falsificadas, entre otros elementos usados para la alteración de bebidas.

Los bienes, cuyo valor superaría los 2.500 millones de pesos, quedaron a disposición de la Sociedad de Activos Especiales (SAE) para su administración.