Tras una visita humanitaria a la vereda San Luis Beltrán del municipio de Tibú, en Norte de Santander, donde presuntos miembros de la Guardia venezolana protagonizaron una incursión armada, la entidad solicitó la intervención del Ministerio de Relaciones Exteriores para que se revise esa situación y en caso tal se hagan los requerimientos correspondientes ante las autoridades del vecino país


Según las denuncias recopiladas , los presuntos militares vestidos con camuflados verdes y dos de ellos ocultando sus rostros con capuchas, requisaron la vivienda de una mujer y robaron un dinero de la Junta de Acción Comunal.

De acuerdo con los testimonios a los que tuvo acceso la Defensoría Regional de Norte de Santander, los hombres armados habrían interrogado a los habitantes de la casa, a quienes acusaban de guerrilleros y les preguntaban sobre la presencia de grupos criminales.

Las denuncias indican que los presuntos agresores retuvieron irregularmente a un joven de 18 años, a quien previamente lanzaron al suelo y le hicieron un disparo cerca de la cabeza, así como a un hombre de 28 años.

La información recopilada por la misión humanitaria indica que los responsables de la incursión intentaron sacar del país a los dos hombres, situación que fue impedida por la comunidad.

Por tal razón, la Defensoría del Pueblo pidió a la Cancillería realizar las averiguaciones necesarias a fin de determinar la veracidad de las denuncias y establecer mecanismos de cooperación para garantizar los derechos de quienes viven en la zona limítrofe.