El incremento acelerado de la población, el alto porcentaje de desplazados y reinsertados, el aumento en la venta y consumo de estupefacientes, y la alta participación de menores de edad en hechos delictivos, son situaciones que preocupan a las autoridades judiciales del municipio, quienes se ven impotentes ante la escasa capacidad con que cuentan para responder al delito.


Los entes judiciales reconocieron que el pie de fuerza en el municipio es escaso, y se hace más delicado si se tiene en cuenta que el incremento poblacional es inminente a raíz de la ampliación de 147.000 soluciones de vivienda, las cuales representan cerca de 400 o 450 mil nuevos habitantes.

La preocupación de los funcionarios judiciales fue compartida ayer con el Secretario especial para Soacha, Iván Moreno; la Secretaria de Gobierno de Cundinamarca, Adriana Ramírez y Leonor Barragán Bedoya, gerente de Indeportes Cundinamarca, entre otros, con quienes analizaron propuestas de solución a posibles problemas derivados del incremento poblacional que se dará en el municipio.

De acuerdo con las exposiciones de los funcionarios municipales, la situación de Soacha es muy compleja a nivel judicial. El municipio recibe un alto porcentaje de los desplazados y de los reinsertados que llegan a Cundinamarca y eso hace que se genere una serie de situaciones de tipo judicial que requieren ser cubiertas. Por otro lado, la venta y consumo de estupefacientes en el municipio es muy alta y en un gran porcentaje para estos delitos se utilizan menores de edad y adictos.

Algunos de los principales planteamientos expuestos durante la reunión se refieren a la ausencia de convenios que permitan darle aplicación a las disposiciones de la Corte Suprema de Justicia con respecto a pequeñas incautaciones; a las Personas consumidoras se les debe dar un trato no de delincuentes, sino de enfermos adictos. “La corte ya se pronunció con respecto a esto, sin embargo el municipio está muy atrasado en el tema. De hecho de poder obtener convenios para la rehabilitación de esas personas, los pocos que hay son los de región capital que se dan por parte de la Gobernación de Cundinamarca con 10 cupos para rehabilitar adictos en la ciudad de Bogotá, de los cuales entran de 20 a 25 casos semanales de personas con problemas de consumo de estupefacientes, que muchas veces son rescatables pero no hay formas de someterlos a esa rehabilitación por falta de sitios especializados para llevar a cabo el proceso de desintoxicación”, manifestaron en la reunión.

Iván Moreno, Secretario especial para Soacha, dijo que “El objetivo del gobernador de Cundinamarca es la articulación, la complementariedad y sobre todo la acción estratégica con inteligencia, es decir, esto no se puede improvisar, no es un juego de culpables porque aquí todos tenemos responsabilidades compartidas. Es una infraestructura que no cumple con la responsabilidad ante la comunidad, pero lo más crítico es que el hoy es muy complicado. Pero si no hacemos ese análisis, el día de mañana vamos a tener verdaderamente un reto social en el cual va a ser imposible la convivencia. Hay muchas oportunidades en medio de tanta dificultad, que solamente podemos alcanzar articuladamente mediante acciones conjuntas con un norte que todos identifiquemos como sitio de llegada para poder obtener los resultados esperados.”

William Castillo, Fiscal de Centros Judiciales, quedó encargado de recopilar las estadísticas de cada uno de los entes participantes en esta reunión, hacer llegar el documento al ministerio público y ser vocero ante el Consejo Superior de la Judicatura, jueces y Fiscalía. La próxima reunión quedó convocada para el jueves 18 de octubre de 2012 a las 4: 00 pm.

Finalmente, el personero de Soacha Henry Sosa Molina, sugirió invitar para la próxima reunión a delegados del ICBF, Ejercito nacional, el director de la CAR, un representante de medicina legal, la contralora municipal de Soacha, el Inpec y Acción Social, entre otros.