Recuperar la economía y aplacar  la delincuencia son dos retos que las autoridades de Soacha enfrentan en la etapa inicial después de la cuarentena.

No es secreto decir que el aislamiento preventivo obligatorio golpeó fuertemente la economía del municipio  y el país, pero también es verdad que la delincuencia creció en esta etapa de la pandemia y la Policía se debilitó.

El factor económico es clave para vivir y cubrir los gastos de salud, por eso antes del fin de la cuarentena y en pleno pico de la pandemia, la Alcaldía de Soacha empezó a pensar en la recuperación de la economía.

“Vamos a apostarle a reducir los contagios e insistiremos en que la gente se cuide, pero también a trabajar duro y con todos los protocolos de bioseguridad para empezar la recuperación del empleo, la industria y el comercio”, dijo en su momento el alcalde de Soacha, Juan Carlos Saldarriaga.

Los comerciantes eran los más interesados, por eso implementaron estrategias para atraer clientes en medio del escepticismo de la gente por el temor al contagio.

“Primero implementamos todos los protocolos de bioseguridad, incluso contratamos una empresa para que la Secretaría de Salud nos avalara,  y afortunadamente todo nos salió bien”, dijo Bety Salamanca, propietaria de un almacén de ropa.

 Sin duda recuperar la industria, el comercio y el empleo ha sido una de las mayores apuestas del alcalde Juan Carlos Saldarriaga después de la cuarentena, aunque también se le reconoce el esfuerzo para evitar que los contagios aumenten, así desde el primero de septiembre le haya apostado al autocuidado y la responsabilidad de cada persona.

Así las cosas, el municipio se recupera poco a poco de la crisis económica en medio de la pandemia, aunque es claro que el virus sigue siendo una amenaza para la población.

Pero el dolor de cabeza para las autoridades y la comunidad es la ola de inseguridad que se desató en plena cuarentena y que parece no frenar. Robos, atracos y asaltos se incrementaron, mientras la gente busca volver a la vida normal. “Los delincuentes están alborotados por todos lados, la verdad a uno le da miedo salir o subirse a un colectivo por el temor a que lo roben”, dijo Rosendo Ramírez, residente de Parque Campestre.

Ya pasaron las medidas de aislamiento como Pico y Cédula y Toque de Queda, ahora lo que los ciudadanos reclaman de la Policía y las autoridades es más presencia en las calles y acciones contra la inseguridad, que pareciera ser el factor que domina al municipio. “Creería que la delincuencia está ganando la batalla, pero la podemos ganar si trabajamos unidos autoridades y comunidad, es cuestión de compromiso. Llegó la hora que la Policía deje de perseguir a los ciudadanos y se dedique a combatir ladrones y atracadores”, finalizó Patricia Castillo, residente en San Mateo.

Por Ricardo G.