Ni la Policía ni mucho menos las administraciones de los conjuntos atienden las denuncias de la comunidad. Se reportaron escándalos y música a alto volumen.

En toque de queda, medida que rige a partir de las 8:00 p.m. y cuando las autoridades invitan a no hacer reuniones, en Ciudad Verde y otros conjuntos y sectores de Soacha parece que a algunos no les importa violar las normas y arriesgar la salud propia y la de sus familiares y amigos.

Anoche, por ejemplo, se reportó una fiesta dentro de un apartamento del conjunto residencial Peral en Ciudad Verde, específicamente en la torre 8.  Lo que aseguran los vecinos es que se trató de una fiesta familiar, pero sin tener en cuenta las recomendaciones de convivencia, el escándalo y alto volumen permaneció hasta cerca de las 4:00 a.m. de hoy domingo.

El problema para los vecinos es que ni la Policía ni la administración del conjunto atendieron los constantes llamados de la comunidad para que intervinieran la fiesta.

En Hogares Soacha también reportaron reuniones familiares y de amigos donde el escándalo y el alto volumen predominaron durante gran parte de la noche. La queja fue la misma, las autoridades no atendieron el llamado.

En el barrio Ricaurte se ha reportado en reiteradas ocasiones ruido y escándalos en una cancha de tejo ubicada en la Cra. 5 este No. 25-20, pero tampoco la Policía hace lo pertinente para frenar las concentraciones de público.

El llamado de nuevo es a la conciencia ciudadana para evitar aglomeraciones y no generar escándalos ni ruidos que afecten la convivencia. De igual manera a la Secretaría de Gobierno para que coordine acciones y sancione a los responsables.