Denuncian negligencia en obras de cerramiento sobre el humedal Neuta

Incómodos e insatisfechos se mostraron los habitantes de Quintas de la Laguna respecto a las obras que la Corporación Regional Autónoma (CAR) está ejecutando en la ronda del humedal Neuta. Aseguran que están evidenciando abandono del material de trabajo y retraso en los trabajos.


En enero del presente año empezaron las obras de encerramiento sobre la ronda del humedal Neuta y según el aviso publicado por la CAR en la entrada principal al mismo, el cercamiento deberá estar culminado para el mes de septiembre. Sin embargo los residentes cercanos a las obras aseguran que desde hace tres meses los trabajos están presentando irregularidades que afectan a la comunidad y a la fuente hídrica.

“Están haciendo un encerramiento donde no hacen manejo de los escombros y desechos generados por las obras, puesto que los dejan sobre la ronda del humedal y no adelantan la debida limpieza que se supone deberían manejar. Así mismo los árboles que están retirando para la instalación de la cerca los están arrojando hacia la laguna, afectando el aspecto y la recuperación del humedal Neuta”, afirmó Guillermo Ricaurte, habitante del sector.

La comunidad observa preocupada el abandono del material y las herramientas de trabajo usadas para la construcción del encerramiento; asegura que las condiciones de almacenamiento no son las adecuadas, puesto que las varillas de acero y demás material usado se está deteriorando rápidamente debido a que está siendo guardado a la intemperie y no cuenta con ningún tipo de cubierta que lo proteja de las aguas lluvias.

Paola Caicedo, habitante del sector, aseguró que ha observado mal trato del humedal por parte de la CAR: “Los responsables del cuidado de la laguna no han tenido en cuenta el estado de sequía por el que está pasando y han sembrado más de dos mil árboles en su ronda, todos estos árboles se están secando y afectan el recurso hídrico del humedal. Hace dos años la laguna tenía un espejo grande, ahora en su lugar hay un “peladero” que se llena de viciosos, quienes después de drogarse dentro de la laguna salen y se aprovechan de la polisombra instalada para esconderse y robar a los transeúntes”, manifestó.

Finalmente, Javier Meneses, presidente de la junta de acción comunal de Quintas de la Laguna, describió las irregularidades y quejas que la comunidad le ha manifestado:

“Debido a la desinstalación de la antigua valla ha aumentado la percepción de inseguridad sobre el humedal, recurrentemente se puede observar el ingreso de individuos a la laguna a consumir alucinógenos sin que alguien ejerza algún tipo de control sobre ellos. Otro punto que nos tiene muy inconformes radica en que los constructores están usufructuándose del agua de la comunidad para la construcción del cercamiento, tampoco cuentan con un baño portátil para hacer sus necesidades fisiológicas, por este motivo en más de una ocasión los residentes los han observado haciéndolas dentro del humedal. Estas y otras irregularidades las hemos socializado en reuniones realizadas con los responsables de la construcción, sin embargo no hemos logrado nada puesto que siguen llevando el mismo ritmo dudoso de trabajo”, aseguró el líder.