En unos casos venden los apartamentos con escrituras falsas, en otros, integrantes de la red de estafadores de vivienda en Soacha arriendan los inmuebles y no vuelve a pagar. Alcaldía no hace nada.

Periodismo Público ha recibido diferentes denuncias sobre esta red de estafadores de vivienda que opera en Soacha, especialmente en los sectores de San Carlos y Hogares.

Un caso específico lo cuenta el hijo de una de las víctimas en San Carlos, quien por seguridad pidió omitir su nombre.

“Hace un mes mi mamá arrendó el apartamento, y la semana pasada nos llama la administradora del bloque a decirnos que hay una señora que dice que es la dueña del inmueble. Nosotros acudimos a hablar con esa persona y nos dice que ella le compró el apartamento al señor que se lo arrendamos, que para hacer el negocio le mostraron el certificado de libertad, firmó un contrato de compraventa en la notaría 56 de Bogotá, dio parte del dinero en una cafetería y que ya le hicieron la entrega”, relató el hijo de la víctima.

Lo que asegura el denunciante es que no es el primer caso de estafa que se presenta en San Carlos, al parecer otros dos inmuebles también fueron vendidos y ahora están en líos judiciales.

En otro sector donde la red de estafadores de vivienda viene operando es en Hogares Soacha. Esta semana se denunciaron dos casos donde personas alquilan los inmuebles, pagan el primer mes y nunca vuelven a cancelar canon alguno.

“Ellos llevan más de dos meses que no me pagan arriendo y me dicen que no lo van a hacer, he acudido a la Policía y a la Comisaría, y nadie me quiere ayudar. La verdad no sé qué hacer”, sostuvo otra de las víctimas de los estafadores.

En mismo Hogares Soacha se supo de otro caso donde los arrendadores llevan cuatro meses sin cancelar lo acordado, por eso las víctimas pidieron a la Secretaría de Gobierno que actúe, que coordine acciones con las autoridades judiciales con el fin de expulsar y hasta capturar a estas personas, y en el caso de San Carlos, actuar con todo el peso de la ley para evitar que se sigan apoderando de los inmuebles.

Foto: archivo