La Dirección de Rentas y Gestión Tributaria de Cundinamarca destruyó 11.986 unidades de aguardiente Néctar Azul que habían sido aprehendidas por ser transportadas sin tornaguía y factura de propiedad, como parte de la gestión integral de residuos reciclables y reciclables en desuso que efectúa la administración departamental, de acuerdo con la normatividad ambiental legal vigente.


“El objetivo de la operación es ejercer control efectivo y oportuno sobre el destino final de los productos aprehendidos en la actividad de control concerniente al impuesto de consumo vinos, licores aperitivos y similares, teniendo en cuenta las normas ambientales necesarias y la reglamentación vigente, inherentes a la actividad de destrucción y desnaturalización del producto incautado en Cundinamarca”, afirmó Carlos Arturo Ballesteros, director de Rentas y Gestión Tributaria de Cundinamarca.

Lo anterior gracias al contrato 20 de 2013 suscrito entre la Secretaría de Hacienda de Cundinamarca y la empresa Ecoindustrias SAS, por un valor de 160 millones de pesos, para la destrucción de mercancías aprehendidas como cigarrillos, whisky, licor, vinos, aperitivos cremas y similares en diferentes marcas (envases de plástico, cartón, aluminio ,tetra pack y vidrio) de igual forma la destrucción de aquellos elementos utilizados para su fabricación y/o adulteración.

“Los residuos líquidos en desuso son desnaturalizados y estabilizada su inflamabilidad. Los sólidos de mercancías como cigarrillos y materia prima para su elaboración, son dispuestos en celda de seguridad. Y los envases de plástico, cartón, aluminio, tetra pack y vidrio sean recuperados como materia prima previa destrucción controlada y compactada”, explicó Ballesteros.

La mercancía aprehendida se encuentra embalada en cajas de cartón y este fue separado de manera adecuada para su pesaje y destrucción como protección de marca, para ser reutilizado en un proceso productivo para su recuperación. El plástico que recubre las botellas, para evitar ruptura del vidrio y derramamiento del liquido, es material reciclable y recuperable por sus características físico-químicas resistentes y termo formables.

Por su parte, el vidrio que contiene las botellas es un material reciclable por sus características físicas, y fue separado en lonas después de trituradas para su comercialización como materia prima. Las tapas y dosificadores, fueron separados de la botella, molidos en un molino industrial, para garantizar su destrucción, y posterior a ello, serán llevados a TECNIAMSA, para su correcta disposición final. Y en cuanto al líquido este fue almacenado en canecas de 55 galones metálicas, y serán llevados a celda de seguridad.

Cabe aclarar que el proceso inicia con la aprehensión de mercancías como consecuencia de la información sobre actividades sospechosas u operativos realizados por el grupo asignado para el control y evasión del impuesto al consumo de licores, vinos, aperitivos y similares y culmina con la elaboración de informes reportando las unidades destruidas y desnaturalizadas por parte del prestador de servicio encargado.

Importante aclarar que el transporte, destrucción y disposición final se realiza bajo las más estrictas normas de seguridad. Es decir, el personal capacitado utiliza los elementos de protección personal necesarios y los vehículos en los que se transporta la mercancía cumplen con las condiciones específicas.