Residentes de Soacha no solo enfrentan atracos, hurtos y asaltos. Los apartamenteros también están sedientos, mientras la Secretaría de Gobierno y la Policía omiten el clamor ciudadano.

Lo que aseguran muchos residentes del centro de Soacha es que desde que se retiró la estación de Policía, los ladrones actúan sin control y los ciudadanos quedaron desprotegidos. Así lo corrobora una habitante del barrio Eugenio Díaz Castro, quien asegura que en sólo cuatro meses que lleva viviendo en este sector, ya son cinco los intentos de hurto a su vivienda, ubicada frente del cementerio.

“La primera vez logré ver solo las características de uno de los dos sujetos; era de piel morena y ojos cafés, traía tapabocas, pero al otro no le pude ver la cara porque tenía pasamontañas. En el segundo intento, un sujeto se subió por un poste y logró entrar, pero la reacción mía y de mi familia hizo que saliera corriendo”, narró la persona.

En ambos casos llamó a la Policía, le hicieron un par de preguntas y le dijeron que ya iban a atender la denuncia, pero nunca llegaron los uniformados.

No obstante, ahí no pararon los intentos de entrarse a la vivienda. El martes de esta semana los ladrones volvieron armados con varillas gruesas e intentaron abrir un hueco en el tejado para meterse a robar, pero de nuevo la familia frustró el robo.

La mujer dice que desde que retiraron la estación de Policía del centro y el CAI del parque, la inseguridad se desbordó. “Ya no sé qué hacer, a quién acudir, soy responsable de un chico discapacitado, dos adultos mayores y una menor de edad”, sostuvo.

 Y como ella, cientos de ciudadanos reclaman seguridad para el centro de Soacha y piden al secretario de Gobierno, Danny Caicedo, que atienda las peticiones de la comunidad.

Foto: referencia – captura video