Exasperados por la problemática, los habitantes de los conjuntos residenciales Nuevo Horizonte y Catalina Muñoz han hecho constantes llamados a las autoridades ambientales y a la Dirección de Servicios públicos para que drenen y recuperen el terreno que se encuentra al frente de los apartamentos.


Hay que decir que los conjuntos residenciales se entregaron aproximadamente hace siete años a sus habitantes y en el terreno en mención se puede observar lo que antiguamente era un parque, debido a que aún quedan vestigios de juegos infantiles y gradas cubiertas de pasto que en algún momento se usaron para poder apreciar espectáculos, y lo que parecía ser una cancha hoy es un simplemente un espacio cubierto de aguas estancadas con un olor nauseabundo y en un completo estado de abandono.

“Estamos siendo afectados por la escombrera y el botadero de basura que se formó acá, también dejan tirados animales muertos, por eso se forman malos olores y proliferan zancudos dentro de las casas. La solución es que el alcalde nos cumpla lo que nos dijo en las jornadas de El Alcalde en su Barrio, él nos prometió que nos iba a recuperar ese terreno, que iban a buscar las tuberías que sacan estas aguas que están retenidas y que nos recuperaba las canchas y las gradas”, expuso la señora Fabiola Ávila, habitante de Nuevo Horizonte etapa 1.

“Tenemos una zona verde bastante amplia y por lo que percibimos, dentro de ella existía un parque que en este momento está inundado de basura y aguas negras, esto está haciendo que se convierta en un foco de contaminación, tenemos dos conjuntos cerca en los que viven más de 2500 chicos entre 0 y 16 años que no tienen un sitio de recreación, entonces sería muy bueno que el IMDRS hiciera la recuperación de ese espacio que la comunidad está necesitando bastante”, explicó Nelly Córdoba, presidente del Consejo de administración del Conjunto Residencial Nuevo Horizonte.

“En el momento que llueve bastante se tapona el alcantarillado que sale del conjunto, por este motivo se devuelven las aguas negras y se rebosan por los sumideros, esto genera problemas de salubridad para los niños pequeños, personas mayores y la comunidad en general se ve afectada porque los parqueaderos se llenan de aguas negras y es bastante complicado que alguien nos ayude a destapar eso”, dijo Roberto Guarnizo, habitante del sector.

Responde la Administración Municipal

Esperanza Montoya, Directora de Gestión Bioambiental de la Secretaría de Planeación, señaló que en este momento se está realizando la identificación de los cuerpos hídricos y se realizó gestión ante la CAR para que la entidad incluya este terreno en los estudios técnicos en los que se determina si realmente son cuerpos de agua natural, teniendo en cuenta también que este proceso ya se había iniciado en el 2013 y aún se está a la espera de la respuesta de la CAR en la determinación de algunos terrenos que ya se habían identificado para realizar dicho estudio.

“En el caso que no sean cuerpos hídricos de agua natural tendríamos que revisar de dónde proviene el agua que lo está surtiendo, si tiene algún tipo de vertimientos se realizarán las actuaciones respectivas. Tuvimos una respuesta de la CAR el 4 de noviembre donde nos informan que ya iniciaron el proceso contractual para estudios técnicos, también estamos a la espera que ellos hagan la actualización del PONCA que es el Plan de Ordenamiento del Río Bogotá en el cual se identifican todos los cuerpos de agua que estén en la cuenca del río”, explicó la funcionaria.

Por su parte, Hugo Alfredy Hurtado, Director de Servicios Públicos en Soacha, indicó que mediante las visitas efectuadas por los ingenieros de esta dependencia se determinó que esta situación se origina por dos factores: El primero es la construcción de una vía en la cual la urbanización Quintas de Santa Ana proyecta la unión de este sector con la parte posterior de Nuevo Compartir, allí se instalan algunos pozos y de manera transitoria se produce este problema.

“Para esto la Dirección de Servicios públicos ha hecho la visita, se le ofició a la Secretaría de Planeación para que requiriera a la urbanización con el fin de que adelante los trabajos y los termine lo más pronto posible. El segundo tema es el estancamiento de agua que se hace sobre el área que prácticamente va a llegar a la parte de atrás de Catalina Muñoz y donde las aguas lluvias de Compartir y Quintas de Santa Ana reposan, allí se requirió al urbanizador y a la Empresa de Servicios Públicos Santa Ana para que adecue el terreno y las aguas por gravedad puedan llegar al Río Bogotá”, explicó.

Hurtado destacó que hubo una reunión con el Ingeniero de la Empresa de Servicios Públicos de Santa Ana en la que se acordó que esta empresa tomará las medidas pertinentes para poder solucionar este caso, de no llevarse a cabo este plan, la empresa será nuevamente requerida por la Dirección de Servicios Públicos para que explique por qué no toma medidas al respecto, teniendo en cuenta que el predio es de la urbanización.