3.500 botellas de diferentes licores que habían sido manipuladas para su falsificación, al igual que etiquetas, estampillas y tapas, fueron incautadas en un operativo policial.


La Policía Nacional en ejecución de los planes preventivos de seguridad para el inicio de la temporada decembrina, desmanteló una fábrica clandestina de licor adulterado que sería comercializado de manera ilegal en Bogotá y Cundinamarca con motivo de las fiestas de fin de año.

En desarrollo de la estrategia de convivencia y seguridad ciudadana y gracias a la oportuna información suministrada por la red de cooperantes del departamento, personal de la seccional de investigación criminal de Cundinamarca, adelantó un operativo en el barrio Ricaurte de la ciudad de Bogotá, donde se ubicó una residencia utilizada como laboratorio para la adulteración de licores.

En el predio se encontraron e incautaron 3.500 botellas de diferentes licores adulterados (whisky, ron y aguardiente) almacenados, para su distribución en cajas con logo símbolos de la Registraduría general de la nación y los siguientes elementos:

  • 13.500 etiquetas falsas de whisky, aguardiente y ron
  • 1.800 estampillas falsificadas
  • 2.000 tapas plásticas y de metal
  • 230 litros de alcohol etílico

En el peritaje practicado por funcionarios de la empresa de licores de Cundinamarca, se pudo constatar que el licor presenta extrañas partículas e insectos en su contenido, nocivas para los consumidores.

En el operativo se logra la captura de tres personas las cuales fueron dejadas a disposición de la fiscalía general de la nación por el delito de: imitación o simulación de alimentos, productos o sustancias, contemplado en el artículo 373 del código penal.

En coordinación con funcionarios de la empresa de licores de Cundinamarca, la policía adelanta campañas para que la comunidad conozca qué tipo de licor debe comprar para estas celebraciones de navidad y año nuevo, y así, evitar el consumo de licores de mala calidad o licores caseros que son elaborados sin las normas técnicas e industriales necesarias para su óptima calidad.

Con estos operativos de control, la policía busca minimizar el riesgo de afectación a la salud pública y la de evitar la evasión de impuestos.

Recomendaciones

  • Compre el licor en lugares de confianza, nunca en puestos callejeros, parques, casetas y establecimientos no autorizados.
  • A la hora de comprar exija que su trago tenga marca original, banda de seguridad y sistema de cierre intacto.
  • En sitios públicos siempre exija que el licor se destape en presencia del consumidor.
  • Desconfíe de las bebidas alcohólicas de bajo precio, pueden ser falsificadas o adulteradas.
  • Las bandas de seguridad no deben estar completas. Al abrirse deben dividirse en dos partes iguales. En los whiskys las bandas de seguridad parten en cuatro.
  • Las etiquetas deben estar en buen estado, al frotarse no deben soltar tinta.
  • Al mirarse a la luz, el contenido no debe tener ni objetos extraños, ni partículas en suspensión.

Fuente: ANNP