Un trabajo colectivo entre la Policía Nacional y la comunidad, permitió que la SIJIN Cundinamarca lograra identificar una vivienda ubicada en el municipio de Mosquera, en la cual se producían mensualmente y de manera artesanal más de 10.000 botellas de licores de diferentes marcas.


Como resultado de los controles a las fiestas de fin de año la Policía Nacional en Cundinamarca, mediante diligencia de registro y allanamiento logró desmantelar una fábrica clandestina de licores que operaba en una casa de tres pisos ubicada en una zona residencial de Mosquera.

En el operativo se incautaron alrededor de 27.000 botellas de Whisky de diferentes marcas entre ellas 9.500 estaban listas para ser comercializadas en los principales centros de comercio de la capital. En este lugar fueron hallados 10.000 sellos de seguridad falsificados con emblemas de la industria de licores de diferentes departamentos, 12.000 cajas falsificadas, 40.000 piezas entre (tapas y válvulas de goteo), 2 alambiques, 1 selladora artesanal, 440 litros de alcohol etílico listo para disolver y 4 canecas de 55 galones llenos de whisky adulterado listo para envasarlo y 25 frascos de esencia de whisky y esencia ron, esta materia prima sería utilizada para producir, envasar y distribuir más de 40.000 botellas que pretendían vender al público para esta temporada de fin de año.

El licor adulterado era envasado de manera rudimentaria en botellas recicladas, las cuales dotaban de etiquetas y sellos de seguridad falsos con un procedimiento de empaque termo fundido para posteriormente comercializarlo de manera ilegal en Bogotá y algunos municipios de la sabana norte haciéndolo pasar por Whisky importado.

Es de anotar que los falsificadores logran imitar el color del Whisky original mediante la adición de ciertos compuestos químicos de bajo costo que son perjudiciales para el consumo humano, como el alcohol industrial y colorantes minerales. Otro agravante es la deplorable condicione de higiene con la que manipulaban el licor, sumado a que extraían las botellas de la basura para su reutilización.

Mediante el peritaje practicado por técnicos de la SIJIN se pudo constatar que las botellas presentan extrañas partículas (tierra, insectos y en hongos etc.) nocivas para la salud y el alcohol industrial utilizado puede generar graves afectaciones a la salud.