La cantidad de vendedores, música, ruido y hasta robo de energía, forman parte del desorden que a diario se vive en esta zona de Soacha, incluso denuncian venta de alcohol y droga.

 Dicen los residentes de conjuntos aledaños al centro comercial Prado Verde que a la Alcaldía de Soacha le quedó grande controlar este delicado problema que atenta contra la seguridad de las personas y la estética del sector.

“Este problema está descontrolado, cada día es peor el ruido y el desorden, incluso usan los espacios públicos para la venta de alcohol y drogas, y lo peor es que la Policía no hace nada”, dijo un residente del sector.

Esta denuncia se ha hecho en repetidas ocasiones y la Secretaría de Gobierno no hace nada. “Aquí hay venezolanos y colombianos, todos quieren adueñarse del espacio público; venden de todo, se emparrandan, se emborrachan y hasta droga venden, y los que vivimos cerca somos los que pagamos las consecuencias”, replicó un residente.

Otro aspecto que denunciaron los habitantes es que los vendedores se roban la energía eléctrica de una planta ubicada en una esquina del centro comercial Prado Verde.