Sectores como la salud, la educación, obras de Infraestructura, la seguridad y los Centros Vida, entre otros, están a la espera de la aprobación de este importante proyecto que se discute en el concejo municipal y que fue presentado por el ejecutivo desde el pasado 10 de junio.


Ha pasado mes y medio desde que el proyecto de acuerdo ‘Por medio del cual se adiciona y modifica el presupuesto general del municipio de Soacha para la vigencia fiscal del año 2011’ se radicó en el concejo y en este tiempo sólo se ha dado el primer paso para su eventual aprobación, es decir, se discutió y se le dio ponencia positiva en la Comisión primera.

Para surtir el paso en Comisión, tanto el ponente Arthur Bernal como los integrantes de la misma, invitaron a los diferentes secretarios involucrados en el proyecto de acuerdo con el fin de clarificar dudas y verificar en qué iban a ser invertidos los recursos; así mismo se pidieron los respectivos soportes para evitar contratiempos futuros. En este ejercicio la comisión duró alrededor de un mes y aunque el tiempo es demasiado largo porque fácilmente pudo haber surtido el trámite en una semana, el ponente ‘aparentemente’ dilató el proceso y tan solo hasta la semana pasada se aprobó en primer debate.

Ahora el concejo le dio por hacer de nuevo el ejercicio porque lo mismo que hicieron en comisión lo están haciendo en plenaria: Desde el pasado jueves 21 de julio y hasta el próximo viernes 29 se planeó un cronograma para que los secretarios de Educación, Salud, Desarrollo Social, Planeación, Gobierno, General, Infraestructura, Hacienda y el Director del IMRDS asistan al recinto (esta vez a plenaria) y repitan lo que ya hicieron y dijeron en la Comisión Primera.

Lo delicado del tema es que el actual periodo ordinario de sesiones concluye el 31 de julio, es decir, dos días después de que el último invitado acuda a plenaria. Así las cosas se mantiene la expectativa por saber si se alcanza a presentar el proyecto a segundo debate, o mejor (como dicen algunos) si hay voluntad política por parte de la mesa directiva y de los concejales de la ‘oposición’ para aprobarlo o no.

Algunos contratistas, líderes comunales pendientes de la ejecución de obras (especialmente en el León XIII) funcionarios de la salud y ciudadanos del común se preguntan si la dilatación en el trámite del proyecto obedece a situaciones propias del mismo, o más bien es el resultado de las diferencias entre el ejecutivo y el concejo que, en este caso, perjudican directamente el desarrollo normal del municipio en temas tan sensibles como la seguridad, la salud, obras de infraestructura, algunos programas sociales y los sectores que reciben directamente transferencias de la nación como la educación y la cultura.

Es claro que las relaciones entre la mesa directiva del concejo y el alcalde siguen rotas, pero también es claro que esas diferencias no pueden perjudicar el desarrollo de un municipio de la magnitud de Soacha.

Muchos culpan al concejo de la lentitud con que se le está dando trámite al proyecto de acuerdo No. 16, pero los mismos concejales integrantes de la comisión primera defienden el avance del mismo y manifiestan que es normal que se pidan todos los soportes necesarios y se invite a secretarios y directores para tener claro en qué se van a gastar los recursos, teniendo en cuenta que el ejecutivo presentó dos adendos y se hicieron algunas modificaciones en el traslado de recursos que fueron aprobados, también por el ejecutivo:

Nohora Evelia Escobar:

“Es un proyecto muy relevante, son alrededor de 74 mil millones de pesos, no solo son ingresos corrientes sino que vienen transferencias de la nación, recursos de destinación específica, entonces es un proyecto que le dimos un estudio profundo, acompañado de los secretarios de despacho.

Como pudo haber surtido efecto en 8 días, recordemos que el tema administrativo, la falta de gobernabilidad, el cambio de alcalde, la falta de continuidad en los procesos en las secretarías ha afectado su trámite normal. Por ejemplo en Desarrollo Social, la secretaria está recién posesionada, eso ocasionó más demoras en los informes. Entonces lo que quisimos fue clarificar para dónde iba el recurso y cuál era el impacto, creo que nos hemos demorado por todo lo que implica… eso fue lo que le dio al concejo más preocupación, fue tener la seguridad de que la inversión sea para lo que se dice y que el programa sea más relevante y de mucho impacto social.

Yo personalmente fui muy persistente en cada uno de los programas porque recientemente recorrí el municipio y encontré tristeza, abandono, vías destruidas, no encontré, por ejemplo, Centros de Vida, y eso que aquí se aprobó un descuento de cada contrato direccionado a estos Centros, entonces debo estar segura en qué se van a invertir los recursos”.

Nelly Cubillos:

Todos los 7 compañeros de la comisión primera estuvimos muy juiciosos estudiando el proyecto porque son 74 mil millones de pesos los que se van a incorporar. Y como tenemos una fama de corruptos no podemos cometer errores, entonces por el cambio de funcionarios nos demoramos un poco, nos tocó juiciosos estudiarlo y analizar en qué se van a incorporar esos recursos, máxime cuando se avecina un proceso electoral.

Nos demoramos esperando los soportes, que los funcionarios nos explicaran para qué va determinado cada rubro. Yo por ejemplo propuse en la comisión, que nombráramos unos veedores para que vigilen la inversión de los recursos, que estén presentes los entes de control y cada mes miremos si se está ejecutando o no el rubro. Aquí estamos haciendo juiciosamente la tarea. Cada uno pedimos un concepto a nuestros asesores, viene una campaña y no queremos que los politiqueros hagan de los recursos una feria”.

Argemiro Ovalle:

“Son trámites normales en cuanto a que fueron citados los secretarios que tenían recursos dentro del proyecto de acuerdo y allí hasta que escuchamos a todos pudimos aclarar las cosas. Algunos teníamos dudas en qué iban a ser invertidos los recursos. Ahora, la comisión solicitó el traslado de algunos recursos a la secretaría de gobierno para reforzar el tema de la seguridad y el alcalde lo aprobó porque él es el que puede mover los recursos.

Nosotros sabemos que es un proyecto que va en beneficio de todo el municipio, muchos de esos recursos son del Sistema General de Participaciones, con destinación específica, entonces tenemos que ser muy prudentes a la hora de aprobarlo, pero aquí lo importante es que consideramos que con los recursos aprobados, cada una de las secretaría puede operar este año”.

Si bien es cierto las explicaciones de los concejales son válidas, para muchos contratistas, líderes comunales y personas del común que tienen interés en que las adiciones se aprueben lo más pronto posible, preocupa la demora en el trámite del proyecto porque no es secreto que hay obras y programas estancados, y hay recursos que no se han podido girar.

Por ejemplo, de la aprobación del proyecto dependen algunos recursos que hay que girarle al Hospital Mario Gaitán Yanguas, la realización de varias obras de infraestructura, transferencias a educación y cultura, y ciertos programas de la Secretaría de Desarrollo Social, sólo por mencionar algunos.

Pero aún así, ahora el concejo en pleno está repitiendo el ejercicio que ya hizo en comisión, escuchando uno a uno a los secretarios involucrados, y aunque nadie cuestiona ni dice que sea ilegal, lo que preocupa es la demora en el trámite de un proyecto de acuerdo que lleva radicado en la Corporación alrededor de mes y medio, y que es la base del desarrollo para un municipio tan necesitado como Soacha, teniendo en cuenta que al actual periodo de gobierno tan solo le restan cinco meses y una semana para la ejecución de obras y el desarrollo de programas.