Después de un consejo de seguridad realizado entre la Alcaldía Mayor de Bogotá y la Policía Metropolitana, el alcalde (e) de Bogotá, Ricardo Bonilla, invitó a los ciudadanos para que vivan con alegría y con moderación la fiesta de fin de año.


A su vez, hizo un balance de los problemas que se presentaron en la celebración de navidad en la ciudad y anunció las medidas de seguridad que implementará el Distrito para este 31 de diciembre y este 1 de enero.

Como primera medida, se realizarán operativos preventivos en cuatro sectores de la ciudad donde el pasado 25 de diciembre se presentaron el mayor número de riñas y lesiones: Patio Bonito en Kennedy, Porvenir en Bosa, Las Cruces en Santa Fe, y el 20 de Julio en San Cristóbal.

“Se va a aplicar un operativo preventivo en estas áreas de la ciudad, con mayor control policial y un control que vaya dirigido a recoger armas de fuego y cortopunzantes, porque el mayor número de lesiones personales y homicidios se produjo fue con armas cortopunzantes, no con arma de fuego”, explicó Bonilla.

Además, se intensificarán los operativos para evitar el uso de pólvora y la comercialización de licor adulterado. “Si bien se redujo el número de quemados en la ciudad, no se ha logrado erradicar el uso de la pólvora y sigue afectando a niños, por lo tanto hay que ponerle mucho cuidado al uso de la pólvora, y esencialmente la noche del 31 que es, tradicionalmente, en la que más se utiliza pólvora, por lo tanto hay que ponerle cuidado a esta noche en particular”, dijo el alcalde encargado.

El Distrito mantendrá la fiesta sana y segura bajo las mismas medidas con las que se llevó a cabo en la noche de navidad y en los mismos establecimientos autorizados.

Finalmente, se intensificarán los controles para la seguridad de los taxistas y de pasajeros, y por parte de la Policía se realizarán controles de armas de fuego, pero especialmente armas blancas. El objetivo es atender las múltiples denuncias que se han presentado, tanto del gremio taxista como de los usuarios, por problemas de inseguridad.

El alcalde encargado invitó, tanto a los ciudadanos afectados como a los conductores de taxis, para que hagan sus denuncias formales frente a los organismos dispuestos para ello.

“La Fiscalía no tiene ninguna denuncia sobre paseo millonario ni tiene denuncias sobre atracos a taxistas. La Policía tiene solamente recepcionadas tres denuncias de atracos a taxistas, entonces aquí el gran interrogante es ¿dónde están los taxistas que fueron atracados?, no han informado, no han reportado”, dijo Bonilla.

La Secretaría de Gobierno afirmó que se continúa en conversaciones con el gremio de conductores para renovar los pactos que se han estipulado, y que se evaluarán propuestas como cursos de seguridad para los taxistas y el fortalecimiento de uso de radioteléfonos, con el fin de recibir las denuncias tanto de los conductores como de los usuarios de una forma más efectiva.

“Con los gremios de taxistas tenemos unos pactos que estamos renovando, de acuerdo a las necesidades que se presentan en la ciudad. Hoy hemos hecho unos ajustes, unos acuerdos, para fortalecer las medidas de seguridad y sabemos que tenemos que habilitar dos canales importantes, fortalecer el recibimiento de quejas por parte de los usuarios, e igualmente fortalecer el recibimiento de quejas por parte del gremio de taxistas, que una ciudad como Bogotá, tan amplia, necesita”, aseguró Gloria Flórez, secretaria de Gobierno.