De acuerdo con la Dirección de Control y Vigilancia de la Secretaría de Movilidad, la mayoría de los vehículos que prestan servicio ilegal en la ciudad, no cuentan con las medidas de seguridad mínimas como extintores, botiquín de primeros auxilios y pólizas de responsabilidad.


Por lo que el Distrito busca eliminar este tipo de transporte de la ciudad sobre todo por la seguridad de los usuarios.

“En Bogotá existen al menos seis tipos de transporte ilegal identificados por la Secretaría de Movilidad. Hay de todo: bicitaxismo, mototaxismo y taxis que recogen pasajeros como los buses, carros particulares haciendo de transporte público y carros de transporte especial haciendo lo mismo”, afirmó la administración distrital en un comunicado.

Actualmente, los vehículos de transporte público tienen una serie de requerimientos para la prestación del servicio en lo relacionado con neumáticos, frenos, direcciones e iluminación específicos para este tipo de transporte.

“Todos estos factores pueden causar graves problemáticas como el incremento en los índices de accidentalidad vehicular, ya que no existe ningún mecanismo de control sobre estos vehículos para garantizar la prestación del servicio”, asegura la Dirección de Control y Vigilancia.

Las localidades que presentan mayores focos de transporte ilegal son Suba, Usaquén, Kennedy, Bosa y Ciudad Bolívar. De hecho, en 2015 las autoridades impusieron 2.345 comparendos al transporte ilegal en la ciudad, y en lo que va corrido de 2016, 146.

La Secretaría de Movilidad adelanta una serie de controles para enfrentar esta problemática, entre los que se encuentran la implementación del Sistema Integrado de Transporte Público y el análisis detallado de las causas de la aparición y permanencia de este tipo de vehículos.

Este análisis busca mejorar la accesibilidad al transporte legal, mejorar la calidad del servicio que se presta y brindar seguridad a los usuarios.

Así mismo, se trabaja de la mano con la Policía Metropolitana en el aumento de la presencia de uniformados en los barrios donde más se ve este fenómeno, ya que una de las causas de la ilegalidad es la inseguridad. Los usuarios prefieren usar este tipo de servicio solo por unas pocas cuadras, en lugar de caminar, porque tienen miedo.

Fuente: Radiosantafe.com