Cuando Bogotá conmemora su cumpleaños número 474, la Administración Distrital, a través del Fondo de Vigilancia y Seguridad, entidad adscrita a la Secretaría de Gobierno, entrega 218 nuevas motocicletas con sus respectivas dotaciones, 12 vehículos tipo sedán, cuatro busetones y un camión de carabineros.


Estos equipamientos, que fortalecerán la labor de la Policía Metropolitana de Bogotá, la XIII Brigada del Ejército Nacional y el Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía, se suman a los entregados ya a lo largo del primer semestre de la Bogotá Humana, para un total de 304 motocicletas, 14 vehículos tipo sedán, un camión, siete CAI móviles y cuatro busetones.

Al hacer la entrega oficial, el Alcalde Mayor, Gustavo Petro Urrego, explicó que esta es la última entrega de motocicletas con combustibles fósiles que depredan el medio ambiente; en adelante, las motos entregadas a la Policía operarán con un sistema eléctrico. “Se inicia otra época en el manejo tecnológico de los equipos de la Policía y de la seguridad, y es la del uso de la electricidad. Son motos sin ruido, sin contaminación, esas serán las motos que comprará el Fondo de Seguridad y Vigilancia de ahora en adelante”.

Según el mandatario de los bogotanos, 100 de estas motocicletas serán entregadas en el próximo mes de octubre. Lo que permitirá mayor eficacia en la operatividad de la Policía, pues se trata de vehículos que no hacen ruido. “Su patrullaje será silencioso lo cual es un instrumento fundamental en la seguridad preventiva de la Bogotá Humana”.

De las motocicletas entregadas en este primer semestre, 160 son para uso exclusivo de la Policía Metropolitana; 86, adquiridas con recursos de los Fondos de Desarrollo Local, para distribución entre las localidades de Suba (26), Engativá (17), Usme (24), Bosa (16) y Rafael Uribe Uribe(3). Las 58 restantes han sido destinadas al servicio del Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía. La inversión por este rubro asciende a los $4.500 millones.

También, con partidas de los Fondos de Desarrollo Locales, se adquirieron siete CAI Móviles para Engativá, Bosa, Usaquén, Suba y Mártires, con un costo total de $712 millones.

Adicionalmente, se entregaron 15 automotores: 14 de los cuales son tipo sedan (cinco para el CTI de la Fiscalía, cinco para la Brigada XIII del Ejército y cuatro para la Policía Metropolitana) y un camión para el transporte de los semovientes que están al servicio de la MeBog. En estos vehículos fueron invertidos $1.627 millones.

La dotación entregada por el Alcalde Mayor de Bogotá, Gustavo Petro Urrego, hace parte de una cuantiosa inversión que supera los $63 mil millones, ejecutados en lo corrido del presente año. Entre los rubros más significativos se destacan $19.939 millones apropiados a los proyectos de transporte, tanto para compra como para mantenimiento y adquisición de los combustibles del parque automotor al servicio de las instituciones aliadas del Distrito en temas de seguridad.

Otra robusta partida, que sobrepasa los $12 mil millones, ha sido ejecutada en la operación, fortalecimiento y reestructuración del Número Único de Seguridad y Emergencias – NUSE 123, donde, tal como lo ha indicado el Alcalde Mayor, se iniciará un proceso de depuración para incorporar, mediante el principio de la meritocracia, a los operarios de esta línea de emergencias.

Según el alcalde, “en la reestructuración del NUSE se han invertido una serie de recursos, por más de 10 mil millones, que tendrán que ver con la adaptación tecnológica que permita que llamadas, en su mayoría falsas, sean identificadas, y con la preparación del personal que estará atendiendo las llamadas”.

De manera adicional el acalde Gustavo Petro indicó que los nuevos operarios serán personas capacitadas para atender emergencias en los tiempos indicados y serán entrenadas para ello. Se trata de 200 personas en condiciones de discapacidad física, lo cual representa un paso más en la inclusión de la población discriminada en la ciudad.

El otro gasto significativo corresponde al mejoramiento de los programas de comunicaciones y vigilancia para la ciudad, en donde se han hecho inversiones cercanas a los $10.900 millones.

Los $20.160 millones restantes han apalancado otros proyectos con igual importancia como la construcción de las Unidades Permanentes de Justicia, UPJ; la construcción de una nueva sede con tecnología de punta para el comando de la Mebog que será entregado en diciembre próximo; y la implementación y desarrollo de infraestructura militar para la ciudad. “De hecho parte de la dotación del Batallón de Alta Montaña del Sumapaz, de la XIII Brigada, ha sido financiada con estos recursos del Fondo de Vigilancia y Seguridad”, subrayó Gustavo Petro.

Finalmente, el Alcalde Mayor expresó su satisfacción por los logros de la política de seguridad en la Bogotá Humana y la reducción en las tasas de criminalidad. “Las estadísticas muestran que las tasas de homicidios de Bogotá disminuyen, y tenemos que decirlo con orgullo, de manera cada vez más acelerada y más radical en los últimos seis meses, a punto en que estamos, si esta tendencia continúa, en la situación de corregir la estadística que hoy muestra 16 homicidios por cada 100 mil habitantes”, puntualizó.