En los colegios públicos y privados de la ciudad, la Alcaldía Mayor de Bogotá deberá promover campañas para desincentivar el consumo de azúcar en los estudiantes y así evitar que se vean afectados por enfermedades como la diabetes, el cáncer o la hipertensión.

Así quedó establecido en el proyecto de acuerdo aprobado por el Concejo de Bogotá, que apunta a que haya una conciencia en la comunidad educativa, pero también en las familias, para desincentivar el consumo de las bebidas azucaradas y promover el consumo de agua potable y de  alimentos saludables.

«Esto nos va a permitir tener unos niños sanos, alejados de la diabetes tipo dos, del cáncer, de afecciones a los riñones, hipertensión y enfermedades psicológicas como la falta de atención en sus actividades educativas», explicó Álvaro Acevedo, el concejal ponente de la iniciativa que fue aprobada en segundo debate.

El texto aprobado también contempla la disminución del consumo de sal y busca que se promuevan hábitos de alimentación saludable en los entornos escolares.

«Este proyecto también tiene un beneficio maravilloso y es que, al evitar que los niños  sigan consumiendo bebidas azucaradas, muy seguramente, no vamos a afectar al sistema de salud pública con personas ya enfermas, a las que tratarlas vale demasiado dinero», concluyó el concejal Acevedo.

Fotografía: Goula.lat
Fuente: Prensa Alcaldía de Bogotá