Luego de la manifestación realizada en la mañana de ayer por un grupo de docentes y directivos docentes de los colegios privados que contratan con el municipio, y tras sostener una reunión en horas de la tarde, los educadores llegaron a un acuerdo con el Alcalde Municipal para trabajar en la solución de las inconformidades surgidas frente a la interventoría realizada por la UDEC.


herrnan-.jpg

Los representantes de los colegios privados expusieron ante el Alcalde Municipal la incomodidad que tienen frente a la forma arbitraria en la que, según ellos, se está realizando el proceso de inspección y vigilancia a los colegios que hacen parte del Banco de Oferentes que contratan servicios educativos con el municipio de Soacha.

Esto fue lo que dijeron algunos de ellos:

“Aparte de haber tenido una calificación avalada por un acto administrativo, se nos está desconociendo el puntaje y la calificación obtenida, además nos están haciendo visitas por parte de la Universidad de Cundinamarca que son un total atropello, casi como un allanamiento. A los colegios llegan nueve funcionarios que buscan todos los peros para ponerle al colegio, entonces como el Rector no puede atender todo a la vez, eso se presta para malos entendidos, creando mal ambiente dentro de los colegios privados del municipio de Soacha. Exigimos que se contrate el servicio para los 5200 niños que aún tenemos gratis sin contratar, y que se pague el Conpes que giró el Ministerio para cada uno de ellos”, explicó la docente Janeth Arias.

“En las visitas que está haciendo la Universidad de Cundinamarca estamos siendo atropellados, pues no dejan que el Rector esté en cada una de las visitas y necesitamos que él esté presente en eso. En el Banco de Oferentes fuimos revisados y verificaron nuestras condiciones, por lo tanto si ya estamos calificados no es necesario que nos hagan más visitas, nosotros estamos ayudando a suplir la insuficiencia educativa, y no creo que debamos ser perseguidos, como lo están haciendo. Acá no tenemos niños fantasmas, el registro con la huella dactilar puede certificar cuántos niños tenemos matriculados en el colegio”, agregó Stella Moyano, docente.

“Si no hay convenios para ninguna institución privada, y si el Colegio Minuto de Dios de Ciudad Verde licitó lo mismo en el banco de Oferentes, ¿por qué para ellos sí hubo 880 niños, y para los colegios que ya veníamos contratando con el municipio, e incluso teníamos la experiencia de tres años de antigüedad, no?”, agregó Janeth Leiton, profesora del Colegio Sagrada Sabiduría.

A lo anterior, el Alcalde Nemocón respondió:

“Lo primero es que tenemos que reunir las condiciones para una contratación, porque yo no me voy a arriesgar a que me sancione ningún ente de control, cuido mi pellejo y voy a hacer una Administración totalmente transparente en ese sentido, de darle cumplimiento a la Ley. La insuficiencia educativa se declara cuando el sector oficial llena sus plazas, a fin de poder contratar con particulares, ¿cómo se puede hacer este proceso en diciembre si el sector oficial está matriculando hasta enero? Una cosa va primero que la otra, y si no se hubiera hecho así, no se hubiera podido contratar con ustedes.

En el tema de la violación a los derechos, y que la información de la interventoría tenga que transmitirse a los padres de familia, no estoy para nada de acuerdo porque ellos tienen que reportar un informe ante la Secretaría de Educación frente a los hallazgos que hicieron, por lo tanto no pueden coger a padres de familia ni a nadie para ventilar esos hallazgos. No obstante, se debe tener en cuenta que la figura de la interventoría en un contrato como este, es necesaria y obligatoria”, concluyó Nemocón.

Por último, se acordó que hacia el mediodía de este lunes se va a realizar una visita al Ministerio de Educación, en la cual el Alcalde y tres representantes de los colegios privados se reunirán con un delegado de esta entidad para hablar sobre la contratación con las instituciones privadas, y el tema de la disponibilidad de cupos en el sector oficial.