La batalla de los residentes del barrio Valles de Santa Ana ha sido constante y sin descanso. Sin embargo, hasta el momento no han tenido ningún resultado, a pesar de estar expuestos a inundaciones cada vez que llueve y de las permanentes respuestas sin solución por parte de la administración municipal.


calle-valles-de-santa-ana-soacha

calle-valles-de-santa-ana-soacha

Un año y once meses completan los residentes de Valles de Santa Ana, ubicado en el sector de Ducales de la comuna uno de Soacha, con deficiencias en la prestación del servicio de agua y sin red de aguas residuales ni alcantarillado, debido a la intervención realizada por la constructora Vindico sobre la vía principal del barrio, la cual ahora luce como un barrizal, después de haber estado pavimentada.

El historial de problemas generado para lo comunidad parece no tener final, pues según los mismos residentes, a medida que el tiempo pasa se ven más perjudicados en varios sentidos. Los comerciantes ya suman decenas de millones en pérdidas por los problemas de insalubridad generados y los integrantes más vulnerables de las familias continúan teniendo detrimento en su salud.

“Llevamos más de dos años con esta problemática, en la que desde a partir del daño del pavimento y el sistema de alcantarillado nos inundamos constantemente; hemos hablado en muchas partes y se han hecho presentes diferentes representantes de la administración municipal, sin embargo la situación sigue empeorando y nosotros cada vez nos estamos viendo más perjudicados”, manifestó Flor Ester Castañeda, comerciante del sector.

Si bien el proceso parece no avanzar, la administración municipal, desde la secretaría de planeación, asegura estar pendiente del mismo para poder responder a la comunidad con hechos, pero reconoce que el proceso se ha dilatado más de lo debido, gracias a las entidades involucradas.

Jaime Alonso Pérez, profesional encargado del proceso que se está llevando a cabo en Valles de Santa Ana, detalló cada uno de los aspectos que definen el estado actual de la situación para los habitantes de dicho sector.

“Por parte de la administración municipal hay muy buena voluntad y aún más expectativa para que las cosas se solucionen con prontitud, entonces hemos establecido este año una serie de reuniones con la constructora para detallar la problemática desde su raíz y tomar los correctivos necesarios”.

El funcionario profundizó: “Hasta el momento lo que pasa es que esas obras Vindico las debe entregar al Acueducto de Bogotá, la cual recientemente le solicitó a ellos una serie de requerimientos que en principio no estaban contemplados. Una vez el Acueducto les reciba solo faltará restablecer la capa asfáltica y entregar a la comunidad”, concluyó Pérez.