Durante la mañana del domingo algunas vías de San Mateo presenciaron el desfile que daba apertura al día de la familia del Centro Educativo Baldor. Padres de familia, estudiantes y docentes protagonizaron un día lleno de folclor colombiano e integración familiar.


La actividad se aprovechó también para celebrar los nueve años de labores de la institución que empezó a gestarse desde el sueño infantil de la directora, Marina Rodríguez. Posteriormente su formación académica y profesional la llevó a adquirir el conocimiento, luego el dinero para empezar a consolidar lo que es hoy uno de los Centros Educativos más prestigiosos del sector San Mateo-Terreros.

“Para este día de la familia elegimos el tema de Colombia pues se quiere sembrar a los niños la semillita de amor al país porque es demasiado hermoso y desde el colegio queremos enseñarles amor por su patria”, expresó la directora.

Bajo esta temática y desde las ocho de la mañana cientos de niños acompañados por sus padres y profesoras empezaron un desfile que estuvo acompañado por la banda de honor del colegio Departamental de Soacha. Cada curso representó una región del país, contaba con una reina, una carroza y bailes típicos de la región. Posteriormente el parque principal de San Mateo fue el escenario para la celebración eucarística y las presentaciones que los estudiantes tenían preparadas.

«Hay una gran diferencia en nuestro colegio pues aquí reina el amor, reina Dios y los valores humanos. Lamentablemente en el sector educativo se piensa en tener muchos niños como un negocio, nosotros vamos por el conocimiento, la biología, el inglés, el español pero si no enseñamos valores en los niños no vamos absolutamente hacia ningún lugar», comentó la directora al expresar por qué su institución marca la diferencia en el sector.

«El desfile de hoy fue muy bonito, me gustó ver los bailes de los niños y que al final a todos los premiaran por su participación. Además nos integraron a los padres de familiar realizando decoración, bailes y otras actividades», concluyó María Rodríguez, madre de familia de uno de los estudiantes del Centro Educativo.