Una reducción del 31 por ciento en los homicidios en vía pública se registró durante los primeros tres meses de entrada en vigencia de la restricción al porte de armas. Así lo indicó el Alcalde Mayor de Bogotá, Gustavo Petro Urrego, al destacar que mientras en el trimestre febrero – abril de 2011 se registraron 238 homicidios, en el mismo período de 2012, la cifra se redujo a 194 casos.


El mandatario destacó que aunque se registran caídas en todos los tipos de arma utilizada, se destaca que es justamente con las armas de fuego donde se registran las mayores caídas, pues del total de homicidios en el período evaluado, se pasó de 78 casos en 2011 a 59 en 2012, para una reducción del 24 por ciento, mientras que con armas corto punzantes, se pasó de 42 a 34 casos para una disminución del 19 por ciento.

Estas cifras, dadas a conocer tras el cotejo de homicidios que mes a mes realizan en la capital de la República el Instituto Nacional de Medicina Legal, la Policía Metropolitana de Bogotá y el Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía General de la Nación, reafirman el propósito del gobierno de la Bogotá Humana de desincentivar el porte de armas de fuego.

Teniendo en cuenta el total de escenarios en los que se cometen homicidios en la capital colombiana, entre los meses febrero – abril de 2012 se registraron 307 casos, que representan una reducción del 16,36 por ciento, al compararlos con el mismo período de 2011, cuando tuvieron lugar 367 casos.

El mandatario hizo énfasis en que las localidades que históricamente concentran y los delitos de mayor impacto en la capital colombiana serán intervenidas con la estrategia “Territorios de Convivencia”, que busca realizar una intervención integral de todas las instituciones distritales en los puntos georeferenciados como conflictivos por las autoridades. Obras de pavimentación, iluminación del espacio público, arborización, brigadas de salud y fortalecimiento de jardines infantiles hacen parte del programa que atenderá de manera integral a estas comunidades.

Petro Urrego indicó también que en estas zonas de la ciudad se ejercerá un control focalizado de venta de bebidas alcohólicas como detonadores de violencia hasta tanto los índices de seguridad mejoren en cada territorio.

Según destacó el Brigadier General Luis Eduardo Martínez, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, “esta estrategia del Alcalde, sin lugar a dudas, nos va a ayudar aún más a bajar las cifras de homicidio, y muy seguramente a que todos estos ítem delincuenciales que se analizan mensualmente sigan presentando una reducción ostensible para el mejoramiento de la seguridad y la percepción de seguridad en la ciudad”.

Para el mes de abril en particular, el comportamiento del homicidio registró una reducción del 23 por ciento, al pasar de 125 casos en el mismo mes de 2011, a 96 en abril de 2012. Esta caída representa la cifra más baja para el cuarto mes del año en los últimos 15 años.

En el acumulado del año, el homicidio común registra una disminución del 18,24 por ciento, al pasar de 499 casos en 2011 a 408 en 2012. Estas cifras representan una tasa proyectada de 17,4 homicidios por cada 100 mil habitantes.

El nuevo Secretario de Gobierno, Guillermo Asprilla Coronado, destacó que “las cifras presentadas por el señor Alcalde muestran que vamos por el camino correcto. Bogotá Humana es también una Bogotá segura. De manera absolutamente original se propuso una medida que rompió la tradición de una cultura que creía ver en el porte legal de armas una contribución a la paz. Hoy las cifras muestran que esa medida es realmente una iniciativa que promueve la seguridad”.