Así lo reveló un militar que participó en las ejecuciones de un grupo de jóvenes que se fueron engañados a Santander y luego fusilados por miembros del Ejército.

La revelación se conoció luego de un video donde el militar  dio detalles de cómo se efectuaron las ejecuciones en el caso de los falsos positivos de Soacha.

“Siempre era la misma rutina, salíamos entre las 10:00 y 12:00 de la noche porque las ejecuciones se hacían en la madrugada: 4:30 o 5:30 de la mañana”, reveló.

Según las declaraciones del testigo, el encargado de engañar a los jóvenes era el hombre conocido con el alias ‘Pullanube’, desmovilizado de las Farc. Además, el hombre aseguró que todas las víctimas llevaban pulseras negras.

 “Desde que salían de los batallones ellos iban como si tuvieran confianza (…). Todos estaban de civil, los que sí tenían botas de caucho eran a los que se les dio de baja en la vereda Cooperativa”, mencionó.

El testimonio fue entregado hace varios meses, indicó Noticias Caracol, y corresponde al encargado de vestir los cuerpos de los fallecidos como guerrilleros y ponerles armas en su poder.

 “Se hizo monótono… Todo el mundo se quedaba callado, cada uno pensaba: ¿cuándo nos va a tocar a nosotros?”  Y dijo que las víctimas nunca sospechaban lo que les iba a pasar: “Ellos iban con confianza, todos de civil; pero los jóvenes de Soacha tenían manillas negras”.

Luego explicó cómo se manipulaba la zona de los hechos: “Se hacía como si ellos [los jóvenes] se hubieran replegado; quedaban abiertos, no todos en un solo punto. Después, se disparaba a la vegetación para que los investigadores vieran que sí hubo contacto [combate], pero en realidad era teatro”.

“Se ejecutaban de frente; iban caminado, los llamaban y cuando volteaban a ver, los ejecutaban”, describió.

Finalmente, añadió que “la orden del cabo Valle era quemar los documentos” de los fallecidos y que antes de la ejecución el mismo cabo “los hacía firmar o dibujar algo; ahí se sabía si era zurdo o derecho, para la posición del arma”.

Fuente: Blu radio y Pulzo