Falleció el hombre que por años atendió el negocio de dulces, postres  y almojábanas más tradicional del municipio.

Se trata de Martín Alfredo Rico Rodríguez, hijo de la propietaria  de la Dulcería y Almojabanería “La Gata Golosa”, quien el sábado anterior dejó de existir.

Martín nació en Soacha y estudió en el tradicional colegio Bolívar. Fue quien quiso apoyar la continuidad de este negocio familiar  y por eso llevaba más de 20 años atendiendo al público que llegaba  a La Gata Golosa para deleitar un buen dulce.

Martín Alfredo Rico Rodríguez era hijo de Laura Cecilia Rodríguez  y de  Alfredo Rico, dos personas que han hecho historia en Soacha, especialmente doña Cecilia,  ya quien junto a su hermano Gerardo, creo el tradicional negocio familiar.

Precisamente, “Mamá Rico”, como cariñosamente le dicen a Laura Cecilia Rodríguez, fue quien en homenaje a Fulgencio García creó hace cerca de 30 años la reconocida dulcería y almojabanería, la cual casi siempre fue atendida por Martín, el hombre que este sábado se fue de este mundo y dejó para siempre su carisma, amabilidad, simpatía y buen trato con todos los clientes que llegaban a La Gata Golosa.

Se fue Martín Alfredo Rico, y lo hizo primero que su señora madre, pero en la memoria de todos  los soachunos y de quienes alguna vez entraron a la Gata Golosa, queda la imagen de ese hombre carismático y colaborador.

Periodismo Público transmite las más sinceras condolencias a  su señora madre, a su hijo David Alberto, a su esposa y a toda su familia y amigos. Fuerza en el corazón y que el Todo Poderoso les dé tranquilidad y resignación. ¡Paz en su tumba!