Eran las 8:00 a.m. del Jueves Santo cuando ella llegó con su hijo al Hospital Cardiovascular de Soacha, y a pesar de su advertencia sobre una posible peritonitis, sólo 16 horas después le hicieron la cirugía.

Yenny Gallego relata el angustioso momento que vivió Jueves y Viernes Santo en el Hospital Cardiovascular de Soacha.

“Mi hijo tenía mucho dolor de estómago y malestar general, por eso acudí al hospital. Cuando entré por urgencias conté lo que sucedía y me dijeron que lo más posible es que tuviera una apendicitis, entre otras cosas porque no movía su pierna derecha. Luego le hicieron unos laboratorios en el transcurso de la mañana y me confirmaron que había que operarlo, pero que el hospital no tenía cirujano pediátrico, que tocaba esperar”, relató la madre del menor.    

El niño cada vez se ponía más delicado de salud y la angustia de Yenny crecía. “A las 12:30 pregunté que si ya había llegado el cirujano, me dijeron que no, que lo habían canalizado para ponerle suero, y la respuesta era la misma, que no había cirujano. A la 1:00 pm les dije que me lo remitieran a otro centro médico o que me dieran la salida voluntaria, que yo me iba. La respuesta fue que no, que era un menor de edad y que además el hospital tenía el especialista”, replicó.

La angustia de la madre siguió por el miedo a una peritonitis, pero en el hospital la tranquilizaban y le decían que esperara. Sobre las 2:00 p.m. le manifestaron que el cirujano llegaba a las 6:00 p.m. porque estaba en otras instituciones de salud.

Pasaron 4 horas y 30 minutos (6:30 p.m.), y Yenny volvió a preguntar por el cirujano. Esta vez le dijeron que llegaba a las 8:30 de la noche; sin embargo, a las 7:30 p.m. el niño se puso con taquicardia, saturación baja y mucha fiebre; de nuevo ella pidió que lo remitieran a otro centro médico, pero la respuesta de nuevo fue que no.

Llegaron las 10:00  p.m. y el desespero llevó a Yenny a grabar un video como evidencia:

Sobre las 11:00 p.m. le dijeron que había la posibilidad de una ambulancia para trasladarlo. “Que lo que llegara primero, pero finalmente el cirujano llegó a las 11:55 p.m., lo palpó y de una dijo que para cirugía, pero al niño no le tomaron una placa abdominal ni nada, solo laboratorios”, agregó.

Según Yenny, una hora después (1:00 a.m.), el cirujano salió y le dijo que todo había salido bien, que el niño tenía un pequeño absceso, pero que no era grave.  

Sin embargo, al otro día, pasadas las 12 del mediodía, “sale una pediatra y me dice que el niño había tenido una cirugía muy grave, una peritonitis aguda, que tenía el apéndice perforado, es decir, el cirujano me omitió información”.

 Pasaron 8 días y el pasado viernes el hospital le dio salida, pero de acuerdo al testimonio de Yenny, el médico que la autorizó no le dio incapacidad y le dijo que este lunes 25 de abril el niño podía regresar al colegio. Sin embargo, las cosas se complicaron.

“El sábado a las 2:00 am se le abrieron los puntos. Me lo llevé al hospital y me dijeron que ya no se podían coger, que era una herida que no requería coser de nuevo. Aseguraron que si no presentaba vómito o fiebre, que no había problema”.

Finalmente, le dieron 15 días de incapacidad al menor y en este momento se recupera en su casa, con una herida abierta y a la espera que evolucione de la mejor manera.

“Mi rabia e indignación es porque mi niño se me pudo haber muerto y el hospital a toda hora me negó la remisión, el derecho de irme a otro centro médico. Hoy lo tengo conmigo, con una herida abierta horrible, evolucionando y esperando que sane para volverlo a mandar al colegio”, puntualizó Yenny.

Este medio intentó comunicarse con el Hospital, pero no fue posible. Sin embargo, queda abierta la posibilidad para que la institución de salud dé a conocer su punto de vista.

Foto: archivo