El concurso del pesebre ecológico estuvo dirigido a líderes comunales interesados en crear y fomentar la cultura ambiental en sus sectores, generando interés en la práctica del reciclaje en los niños y adultos de los barrios inscritos.


Para elegir el pesebre ganador se tuvo en cuenta los siguientes criterios:

– Utilización de material recuperado 50%

– Creatividad 25%

– Participación comunitaria 25%

La empresa Aseo Internacional llevó a cabo el juzgamiento de los pesebres participantes, premiando a tres finalistas con juguetes para los niños de su comunidad y reconocimiento en la emisora del municipio.

El jurado estuvo compuesto por la Ambientalista Miriam Gutiérrez y la mesa de trabajo de la empresa de aseo, quienes manifestaron que se tuvo en cuenta la participación de la comunidad, la estética y/o creatividad y la utilización del material recuperado.

Es importante resaltar que con el concurso se logró recuperar veinticinco metros cúbicos, equivalente a cinco toneladas en material aprovechable, como cartón, vidrio, plástico, papel y residuos orgánicos (desechos de cocina).

Al final de un difícil ejercicio de selección, el jurado calificador eligió como finalistas a los pesebres de los siguientes barrios:

Primer puesto: El Bosque de San Mateo

Segundo puesto: Quintas de Santa Ana I sector

Tercer puesto: Valles de Santa Ana