La comúnmente llamada “Celulitis” es una enfermedad crónica que ataca al 95 por ciento de las mujeres y que es tratada por muchas personas a través de productos vendidos en televisión que en la mayoría de los casos son ineficaces; una alternativa científica y efectiva para tratar este problema es la Carboxiterapia, un procedimiento que consiste en la inyección de CO2 en forma gaseosa en la zona afectada, con el fin de restablecer la circulación y aumentar la cantidad y velocidad del flujo sanguíneo, lo cual disminuye la acumulación del líquido entre las células


Este procedimiento que desintegra la grasa y disminuye la fibrosis, se convierte en alternativa para combatir el problema de la “celulitis” o también llamada dermopaniculosis vasculopática o paniculopatía fibroedematosclerótica, obteniendo resultados en corto tiempo como la disminución del volumen y la pesadez de las piernas.

¿En qué consiste?

La Carboxiterapia es un procedimiento mediante el cual se inyecta CO2 en el tejido subcutáneo, el cual se difunde fácilmente hacia los tejidos adyacentes y al entrar en contacto con la grasa se difunde y parte de él se va a los glóbulos rojos; al ponerse en contacto con la hemoglobina cede el oxígeno a los tejidos, lo cual permite que se use para reacciones metabólicas y además produzca una estimulación de la combustión de grasas, ofreciendo como primeros resultados el mejoramiento de la calidad del tejido, el adelgazamiento de las zonas afectadas y una piel más lisa.

“Este procedimiento debe realizarse con un equipo especialmente preparado para este fin, el cual permita regular la velocidad del flujo, tiempo de inyección y monitorear el porcentaje de CO2 administrado, el cual actúa en la zona afectada y se elimina muy rápidamente. Las sesiones necesarias para tener óptimos resultados son dos o tres por semana durante un mes en total”, explica Sonia Chacón, directora de Vive Vital Spa, una de las instituciones en Colombia con mayor experiencia en el manejo de este procedimiento

Riesgos de la carboxiterapia

“El CO2 carece de toxicidad, aún en dosis elevadas; al ser administrado en la zona afectada de una persona no produce incremento de la presión arterial, ni variaciones en la presión parcial del oxígeno y de CO2 a nivel sistémico. Este procedimiento terapéutico puede ser usado por mujeres de cualquier edad, es eficaz y seguro y de igual manera se usa para tratar otros problemas estéticos como la grasa localizada, arteriopatías periféricas, úlceras varicosas, reuma, artritis e incluso disfunción eréctil”, señala la directora de Vive Vital Spa.

Sobre la “celulitis”

Se conoce como celulitis al cúmulo de tejido adiposo en determinadas zonas del cuerpo, lo cual forma nódulos de grasa, agua y toxinas. Los factores por la que se presentan pueden ser hereditarios, genéticos, enzimáticos, psicosomáticos o dietéticos, pero en gran medida ataca a las personas sedentarias, a jóvenes que presentan obesidad o sobrepeso y pacientes que se sometieron a reiteradas y drásticas dietas de adelgazamiento.

Existen cuatro clases de celulitis: La flácida, la compacta la edematosa y la mixta; cada una se puede prevenir partiendo de una alimentación que contenga abundantes frutas, hortalizas y verduras, realizando ejercicios que tonifiquen los músculos, y practicando sesiones de relajación, pues se sabe que el insomnio, los nervios, la irritabilidad y la ansiedad son factores que favorecen la aparición de esta enfermedad.

Pensando en la salud de las mujeres, y con el fin de generar conciencia en que la celulitis es una enfermedad crónica, Vive Vital Spa, de la Cooperativa Nacional de Odontólogos – Coodontólogos, ofrece sin costo la desintoxicación para iniciar el tratamiento, el cual abarca la activación microcirculatoria y metabólica. Informes: 6062918 o www.coodontologos.com