A pesar que la recuperación del espacio público fue uno de los pilares del programa de gobierno del actual alcalde de Soacha Juan Carlos Nemocón, después de dos años de mandato la invasión de calles y parques por parte de los vendedores ambulantes crece sin control, lo que significa que el tan mencionado Plan Maestro del Espacio Público ha sido un fracaso.


Cabe recordar que el pilar 6 del Plan de gobierno de Nemocón, incluyó el punto ‘Soacha en Movimiento’, el cual textualmente dice:

“6.6 Equipamiento y espacio público :

Es necesario que el próximo gobierno genere políticas y acciones tendientes a intervenir y mejorar el Espacio Público, de tal manera que incremente el disfrute, la convivencia armónica y el sentido de pertenencia. Así mismo será importante para la población y la ciudad el incremento y adecuación de parques públicos y senderos peatonales, la siembra de árboles y la generación de corredores ambientales en pro de la conservación del medio ambiente y la generación de espacios agradables para vivir. ..”.

En las reuniones de campaña y en la construcción del plan de desarrollo, se insistió que era necesario poner en marcha el Plan Maestro del espacio público, con el fin de recuperar las calles y los parques para el deleite de los soachunos. Sin embargo todo se ha quedado en simples promesas. Durante los dos años de gobierno no se han generado políticas ni acciones tendientes a recuperar lo que le pertenece a todos. Al contrario, cada día se observan más vendedores en las calles y la situación parece empeorar cuando cualquier intento fracasa al poco tiempo de haberlo puesto en marcha.

Las calles 13 y 14, la Cra 7, el parque principal en la comuna dos, la calle 15 en la comuna tres, la Avenida 30 de San Mateo, la entrada a Quintanares y varias calles de Compartir y León XIII, son el fiel ejemplo de que las políticas del actual gobierno en materia de espacio público han fracasado.

“Las calles de Soacha dan vergüenza, la verdad no creo que haya otra ciudad tan desordenada y sucia como la nuestra. Da tristeza que hayamos elegido a una persona que en nada le importa la estética del municipio”, dijo Constanza Medina, residente en la comuna dos.

“En cualquier parte es lo mismo, en la 30 de San Mateo no se puede caminar, en Compartir tampoco, aquí en la 13 menos, y mire, ahora hasta en la puerta de la alcaldía venden chicharrones, empanadas y golosinas, definitivamente no hay quien gobierne”, sostuvo Miguel Ángel Núñez, habitante de la comuna uno.

Los habitantes de Soacha no encuentran explicación al problema, la mayor parte coincide en manifestar que al alcalde y a su secretario de gobierno les da miedo enfrentar a los vendedores y que ninguno cuenta con el suficiente carácter para solucionar el problema.

“La verdad lo que le falta a este alcalde son pantalones para sacar a los vendedores. En campaña se las daba de muy machito en los discursos, pero ahora que está en el poder, ni si quiera camina por estas calles, que tristeza por mi ciudad”, agregó Claudia Patricia Salazar.

Si bien es cierto el problema del espacio público involucra a las secretarías de gobierno, planeación, salud y en algunos casos a desarrollo social, ninguna ha hecho lo que le corresponde. Si uno de los pilares de Nemocón fue generar políticas y acciones tendientes a intervenir y mejorar el Espacio Público, hasta el momento nada de lo prometido se ha traducido a la realidad.

Ni Gobierno ni Planeación han logrado ponerse de acuerdo para solucionar un problema que avanza día a día, ni mucho menos el alcalde ha hecho lo necesario para cumplirle a la ciudad, a pesar de que el tema fue caballito de batalla en la campaña electoral.

Lo peor de todo es que en los dos años de gobierno, la administración municipal ha hecho creer a la ciudadanía que sus falsas estrategias son la solución a un problema que no se resuelve con programas débiles e inconstantes. Sólo por nombrar un par de fallidos intentos, el viernes 20 de septiembre del año pasado se anunció con ‘bombos y platillos’ que las autoridades comenzarían a decomisar mercancía a quienes estuvieran vendiendo en las calles. La última semana de noviembre de 2013, el secretario de gobierno, Óscar Giovanny Ramírez, anunció la llegada de 30 auxiliares de policía para vigilar la Cra 7; a pesar de que en aquella ocasión dijo que serían permanentes, los uniformados sólo dudaron alrededor de cuatro semanas.

“Es que esta administración ha girado en torno a las mentiras y al engaño. El anuncio de medidas que no se van a cumplir es un atropello al pueblo, incluso me atrevería a decir que es una burla para los medios de comunicación porque los hacen caer en información falsa, y por supuesto hacia nosotros como ciudadanos”, enfatizó Edgar Guillermo Peñaloza, residente en la comuna dos.

Lo cierto es que el denominado Plan Maestro del espacio público de la actual administración ha resultado ser una estrategia para proteger a unos pocos y un mecanismo de distracción para dejar crecer un problema que hoy por hoy, se le salió de las manos a las autoridades municipales.