Desde hace aproximadamente seis meses la comunidad del barrio El Danubio viene soportando una seria problemática ambiental generada por un predio adecuado para la disposición de escombros, el cual ha generado crisis sanitarias e inundaciones debido al desnivel en el que se encuentra tras su modificación estructural.


El predio en mención se conoce con el nombre de ‘El Placer’ y pertenece al señor Joaquín Cantor, quien no sólo realizó cambios en la estructura del lugar sino que además construyó una especie de parqueadero que utiliza como refugio de animales de campo que depositan su excremento allí, propiciando problemas sanitarios para los estudiantes de la Concentración el Danubio, colegio ubicado contiguo al lote desde donde se origina la problemática.

“La administración municipal dio un permiso al señor Cantor para generar un relleno de escombros en el predio sin importar que este no fuera apto para ello. Cada vez que llueve se inunda el terreno cercano a este parqueadero y las casas del sector, junto a la escuela, se están viendo severamente perjudicadas. Además de esto nos están llenando el lugar de caballos que dejan sus excrementos y con ello generan una problemática ambiental propiciada por los malos olores que tienen que tolerar los niños, además de la contaminación que se produce en los alimentos que consumen los estudiantes de la escuela”, explicó Fabio Parra Párraga, Presidente de la JAC del Barrio el Danubio.

Los orígenes de la crisis

Respecto a la afirmación hecha por Parra donde hace referencia a la autorización que la Alcaldía de Soacha dio a Joaquín Cantor para adecuar el terreno de su propiedad, Periodismo Público verificó que esta corresponde a la resolución 1127 del 1 de agosto de 2008 emitida por la Secretaría de Planeación, en la cual se da vía libre a la disposición final de escombros y la adecuación o nivelación topográfica del predio ‘El Placer’ por un término de ‘dos meses’. Sin embargo dicha resolución fue ‘anulada’ mediante el oficio SPM 1945 del 24 de julio de 2009 elaborada por el mismo despacho.

Cantor realizó la adecuación morfológica del terreno con el argumento de nivelarlo ‘sin generar’ afectación a los predios contiguos, al tiempo que se comprometió a implementar un sistema para el manejo de aguas superficiales que nunca fue puesto en marcha, generando así daños y problemas de humedad en las viviendas vecinas.

Ahora la disposición de los materiales alcanza alturas que varían entre 1 y 2 metros respecto a las casas aledañas, hecho que se traduce en un factor de riesgo de inundación para la población cercana, dado que la zona cumplía la función de amortiguar las aguas lluvias, pero lo que ha generado es el rompimiento del equilibrio hídrico provocando emergencias invernales de las que ya han sido víctima los habitantes de el Danubio.

¿Y las autoridades?

“Hemos acudido a la CAR (Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca) para buscar una solución pero ellos aseguran que el señor Cantor tendría que haber dejado esos predios, cosa que no se ha cumplido y hasta ahora no ha habido ningún mandato municipal que pueda contrarrestar este problema. Es como si entidades como la CAR, la Secretaría de Planeación o las curadurías urbanas no tuvieran ningún criterio para impedir esto. Parece que cualquier persona puede hacer lo que se le antoja sin mayor eco entre las autoridades. Todo se queda en remisión de oficios sin que haya una respuesta concreta”, agregó el Presidente de la JAC.

Frente a esto y a través de una comunicación fechada el 12 de agosto del presente año, la CAR establece la ilegalidad de la actividad que el dueño del predio ejecuta con la adecuación y restauración morfológica del lugar, puesto que no existe una norma que la regule y se incide de forma negativa sobre el medio ambiente y los recursos naturales.

Por otro lado en el informe técnico hecho el pasado 28 de junio se determina que no existe autorización ambiental alguna por parte de esta institución para las adecuaciones que realiza el propietario del predio, llegando a la conclusión que es la Alcaldía de Soasa, desde su Plan de Ordenamiento Territorial, quien debe disponer del uso de los suelos y por lo tanto es el ente competente para dar solución a la problemática.

Pero, cabe mencionar que fue la misma CAR la que en un oficio fechado el 7 de julio de 2010 prohíbe a Joaquín Cantor realizar cualquier actividad de adecuación morfológica o disposición de escombros, ¿Quién se responsabiliza entonces?

Periodismpublico.com continuará indagando en la CAR y en la misma Secretaría de Planeación para clarificar de quién es la responsabilidad en el caso del predio ‘El Placer’ ubicado en el barrio el Danubio.