A partir del 11 de diciembre los colombianos podrán visitar la primera sala del proyecto de renovación, mediante el cual se busca hacer del Museo Nacional un espacio incluyente, que refleje la diversidad y complejidad de la nación.


A partir del 11 de diciembre los colombianos podrán visitar la primera sala del proyecto de renovación, mediante el cual se busca hacer del Museo Nacional un espacio incluyente, que refleje la diversidad y complejidad de la nación.
En la sala Memoria y Nación se mostrará una síntesis de los elementos conceptuales que se desarrollarán en forma más amplia en las demás salas del Museo Nacional de Colombia. Se abordarán temas como las fusiones en el mundo de lo sagrado, la oralidad y la escritura en la construcción y transmisión del conocimiento y la memoria, entre otros contenidos. Así mismo, como elemento central de la sala, se presentará el Muro de la diversidad, un espacio en el que se ofrece una rica selección que resume visualmente el ejercicio de inclusión sobre el que se construye la nueva narrativa del Museo en la actualidad.

En cada una de las secciones de esta sala se podrán apreciar piezas emblemáticas de las cuatro colecciones del Museo Nacional de Colombia que, puestas en diálogo, le darán al visitante la posibilidad de múltiples lecturas.

Adicionalmente, la sala le permitirá al Museo presentar su narración al público de manera más conmovedora y reflexiva, gracias a herramientas de última tecnología multimedia, un diseño innovador y un montaje contemporáneo.

La sala Memoria y Nación es una invitación a que todos formemos parte de este proyecto, con el fin de que el Museo se convierta en un espacio abierto de reflexión sobre nuestra historia, incluyente y diversa, para que constituya un aporte al proceso de reconciliación nacional.

El proyecto de renovación de las salas de exposición permanente del Museo Nacional de Colombia es una iniciativa del Ministerio de Cultura –Museo Nacional e Instituto Colombiano de Antropología e Historia (Icanh)–.

Historias que hacen a Colombia

A propósito de la inauguración de la sala Memoria y Nación, María Victoria de Robayo presenta un resumen del proyecto.

Hace cuatro años nos hicimos la siguiente pregunta: ¿cuál debe ser el papel del Museo Nacional de Colombia en el siglo XXI? Fue entonces cuando, alentados por la ministra de Cultura, Mariana Garcés, y orientados tanto por un comité asesor interdisciplinario como por asesores extranjeros de reconocida experiencia, nos dimos a la tarea de iniciar el proyecto de renovación de las salas de exposición permanente del Museo Nacional.

Desde el simposio Museo, memoria y nación, que tuvo lugar en 1999, surgió la necesidad de replantear la narrativa de la historia que presenta el Museo, con el fin de mostrar la diversidad étnica y cultural de Colombia. Durante los años siguientes se llevaron a cabo actividades como exposiciones temporales, intervenciones y encuentros académicos afines con este objetivo, que aportaron herramientas para la formulación del proyecto de renovación.

Estamos convencidos de la necesidad de incluir múltiples voces e iniciar un trabajo a la luz de la Constitución de 1991, en la cual se reconoce a Colombia como país laico, pluriétnico y multicultural, al tiempo que se proclama la libertad de cultos, creencias y lenguas. Así mismo, sabemos que es necesario actualizar la forma de comunicarnos con los visitantes mediante lenguajes contemporáneos que se sintonicen con el público joven.

Por eso hoy podemos decir con orgullo que ya estamos replanteando la estructura narrativa del Museo: pasar de un recorrido lineal cronológico a uno que permita poner en diálogo las colecciones, con el propósito de hacer un recuento del proceso de formación de la nación en su complejidad. Organizaremos el nuevo relato por salas temáticas, en las que se expondrán los aspectos sustanciales de la historia del país: el territorio, sus recursos naturales, procesos sociales, derechos y ciudadanías, religiosidades y lenguajes de creación, entre otros. El Museo representará cada uno de los temas a través de las miradas de las colecciones de arte, arqueología, etnografía e historia.

De este modo, les mostraremos a los visitantes la historia de Colombia por medio de múltiples lecturas, centrados en las colecciones pero convencidos de la necesidad de incluir en el relato personajes y procesos que no habían sido visibles hasta ahora.