Primero fue una odisea para que le tomaran la prueba, y ahora su EPS dice que no hay citas para que un médico lo valore. Esta es la historia de un paciente en Soacha que tiene Covid-19.

Dice el paciente, a quien le reservamos el nombre, que el pasado 18 de enero presentó síntomas de Covid-19.  De inmediato acudió a la EPS, a donde está afiliado, y le asignaron una cita en la modalidad de teleconsulta. Sin embargo, asegura que la médica nunca se comunicó con él, por lo tanto, no fue atendido. Ante la situación, se acercó a Colsanitas del centro comercial Ventura de Soacha y, dice, que en admisiones le dijeron que no había citas prioritarias.

Los síntomas seguían y optó por ir a la central de urgencias de la EPS en Puente Aranda; allí finalmente le tomaron la prueba y le salió positiva. Dice el paciente que decidió aislarse, pero requiere atención médica para que le den los medicamentos respectivos contra el virus, pero nada que le asignan una cita.

Asegura que optó por poner una denuncia en la SúperSalud y en la misma Personería de Soacha, pero que no ha tenido ninguna respuesta.  

El paciente asegura que el problema es que en la empresa donde labora le están pidiendo, además de los resultados de la prueba, una incapacidad o soportes de consultas médicas, pero como no ha sido atendido, no los tiene.

“Mi EPS me niega el derecho que tengo para ser atendido por un médico, argumentando que no tiene disponibilidad de citas. Esta situación hace que uno a la próxima mejor no reporte síntomas porque el perjudicado es el trabajador, dado que el sistema de salud de este país cada día es más pésimo, y si una persona no cuenta con medicina prepagada, no la atienden. Además, los entes de control, en este caso la Súper Salud, no hacen nada”, dijo el paciente.

Este es el reflejo de lo que pasa en el sistema de salud en Colombia, y como ha sucedido cientos de veces, quizá el paciente se cure primero del virus, antes de que sea atendido por su EPS.