Según el informe de la CAR Cundinamarca, el volumen que registra el embalse del Neusa es del 37%, que equivale a 56,190 millones de metros cúbicos.

Sin embargo, los expertos en la región se preguntan si esos 56 millones de metros cúbicos son reales, o cuántos corresponden a sedimentación, y en consecuencia, sugieren que se haga una auditoría sobre el estado real del embalse.

En la reunión se analizó el estado actual de las fuentes hídricas de Cogua, y especialmente el preocupante estado del embalse del Neusa y el grave riesgo en el que se encuentra el río Neusa como consecuencia del posible licenciamiento ambiental del título minero EIJ 151.

El Embalse del Neusa es la fuente de la que se alimenta el sistema de acueducto regional de Zipaquirá-Cogua-Nemocón, que suministra el líquido a los cerca de 200 mil habitantes de estos tres municipios.

En la actividad participaron los funcionarios responsables de los temas de servicios públicos y ambiente de las alcaldías de Cogua y Zipaquirá.

También fueron socializados los avances y el estado actual de las obras de ampliación del sistema de acueducto regional de Zipaquirá-Cogua-Nemocón, un proyecto financiado por el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio y que viene siendo ejecutado con la responsabilidad de FINDETER.

A esta reunión también asistieron concejales, la Personería de Cogua, las asociaciones de acueductos y funcionarios de la Empresa de Acueducto, Alcantarillado y Aseo de Zipaquirá.

En Cogua operan 18 acueductos veredales.