Tanto el gobernador Nicolás García como el alcalde Juan Carlos Saldarriaga hablaron en sus campañas de ampliar esta vía, pero hoy el proyecto está en ceros.

El gobernador Nicolás García siempre ha dicho que el departamento se compromete con recursos para construir la doble calzada y evitar los tortuosos trancones que a diario se viven en este corredor vial, que desde El Silo pertenece al departamento.

El problema es que el presupuesto que el Gobernador ha prometido está condicionado a la gestión predial porque construir otra calzada compromete terrenos privados y es necesario comprar predios.

Esta semana el tema revivió en una reunión que se adelantó entre el gobernador Nicolás García, el alcalde Juan Carlos Saldarriaga y algunos concejales del municipio, incluso el mandatario departamental se volvió a comprometer con recursos.  “Nos reunimos para revisar avances de proyectos y comprometernos con obras como los estudios y diseños de Regiotram de Soacha y 30 mil millones para la vía Indumil, una vez esté hecha la gestión predial”, dijo.

 Para la comunidad, especialmente de la comuna uno, es un proyecto indispensable porque ayudaría a descongestionar la vía y la conexión con el centro de la ciudad y con Bogotá sería más fácil.

“Ojalá no se quede en promesas porque en septiembre del año antepasado el gobernador habló del tema en el coliseo Santander, pero uno ve que aún no hay nada, que cada día son peor los trancones y más la gente que llega a esta zona”, replicó Miguel Mejía, residente en Torrentes.

Lo que se espera es que el municipio haga lo más pronto la gestión predial para poderle exigir al gobierno departamental que comience la otra calzada en el menor tiempo posible.