La segunda quincena del próximo mes de octubre la Empresa de Licores de Cundinamarca (ELC) estará produciendo desde su nueva sede ubicada en la vía Bogotá – Cota. ´


Así lo manifestó Carlos Meza, su gerente, durante un recorrido que realizó por las nuevas instalaciones en compañía del jefe de gabinete de la Gobernación de Cundinamarca, Luis Fernando Ayala; la gerente de Fondecún, Adriana Correa; el secretario de Salud, Germán Guerrero, y otros funcionarios de la administración departamental, con el fin de verificar el avance de obra.

“Tenemos el cronograma un poco apretado, estamos trabajando arduamente en dos turnos, desde las 7 a.m. hasta las 8 p.m., pero vamos a incorporar un tercer turno para avanzar por las noches y cumplir con el cronograma general que nos hemos propuesto. Se tiene previsto que el contratista de obra termine sus tareas en el mes de septiembre para que nosotros podamos entrar a organizar las máquinas y estar ya en la segunda quincena de octubre en proceso productivo”, afirmó Meza.

En su nueva ubicación la Empresa de Licores de Cundinamarca (ELC) gozará de espacios generosos que le permitirán tener en un solo sitio todos los insumos (como los alcoholes y las tafias para preparar los rones) lo que no ocurre en la sede de la zona industrial de Bogotá. Y otro de los grandes beneficios es que allí se adelantará todo el proceso productivo, desde el recibo de las materias primas hasta la salida del producto terminado, de acuerdo con las buenas prácticas de manufactura, como ocurre en las fábricas de esta envergadura.

“Acá está el futuro de la ELC. Creo que fue una gran iniciativa del gobierno departamental y de la misma empresa modernizar sus instalaciones con el objetivo de cumplir con las buenas prácticas de manufactura como lo exigen las normas legales. La certificación la debemos obtener a más tardar en el año 2017 pero tenemos que estar listos desde junio de 2016”, enfatizó el gerente de la ELC.