La tasa de homicidios en Bogotá durante el primer semestre del 2011 se redujo en 2,9 puntos, al pasar de 23,4 muertes por cada cien mil habitantes en este periodo del 2010, a 20,5 casos en igual lapso del 2011. De acuerdo con la alcaldesa Mayor (d) de Bogotá, Clara López Obregón, la cifra representa un quiebre en la tendencia al alza que se venía presentando desde el 2007.


Mientras en el primer semestre del 2010 se presentaron 803 homicidios, en el mismo periodo del año en curso se registraron 760 casos, es decir, 43 menos.

De acuerdo con los análisis del Comité de Estadísticas, el 65% de las localidades bogotanas mostraron reducción en los casos de homicidio con relación al primer semestre de 2010; las que más aumentaron su participación en este delito fueron Kennedy, Bosa, Rafael Uribe Uribe, Tunjuelito, Barrios Unidos y Usme. El Consejo de Seguridad llamó la atención sobre la concentración del 30% de los homicidios en 6 UPZ de la ciudad: Lucero, Corabastos, Bosa Occidental, Ismael Perdomo, Patio Bonito, El Rincón y La Sabana.

Según la Alcaldesa Mayor, «la reducción de la tasa de homicidios en 2,9 puntos es un dato muy significativo y demuestra que Bogotá continúa estando entre las ciudades más seguras de América Latina. La mandataria local recordó que en 2010. La capital colombiana se ubicó en el cuarto lugar de las ciudades con menor tasa de homicidio por cada 100 mil habitantes, de acuerdo con el Estudio comparativo de la incidencia del homicidio doloso en ciudades y jurisdicciones subnacionales de los países del mundo, en el que fueron analizadas 51 ciudades con características similares a Bogotá. Los resultados de este 2011 seguramente fortalecerán la percepción internacional y nacional de nuestra ciudad, que en Colombia se ubica por debajo de Medellín, Cali y Barranquilla.

Según el análisis hecho por este Comité Estadístico, «la venganza en el tránsito de las ilegalidades que no se dirimen a través de la justicia ordinaria sigue siendo la principal causa de homicidios, con el 51,1%», seguido por las riñas, con el 21,1%, y la resistencia al hurto o atraco, con el 11,1%. Así mismo, el domingo sigue siendo el día en el que más se presentan muertes violentas en la ciudad, con un 28,6%, seguido del sábado, con 16,7%, y el jueves, con 12,6%.

Los homicidios en la Capital de la República se cometen principalmente con arma de fuego, el 63,1%, y armas blancas, el 33.4%. El 31,4% de las víctimas de homicidio tenían algún grado de alcoholemia. Los hombres entre los 20 y 34 años son las
principales víctimas de homicidio, pues representaron el 92,1% del total de casos en la ciudad.

Otras muertes violentas

Las muertes accidentales también tuvieron una disminución de -2,6% al pasar de 151 casos en los primeros seis meses de 2010 a 147 durante el primer semestre de 2011. Durante el mismo periodo analizado, las muertes por accidentes de tránsito
subieron 8%, al pasar de 249 casos en 2010 a 269 en 2011.

Los suicidios presentaron un incremento del 34%, pues pasaron de 108 en 2010 a 145 en 2011, lo que representa 37 casos más. Al respecto, la Alcaldesa Mayor de Bogotá (d), Clara López Obregón, hizo un llamado al Comité Intersectorial para el Estudio de las Conductas Suicidas para que se revise la georreferenciación de las localidades en las que se ha presentando un incremento importante de casos, como Usaquén, Chapinero, Santa Fe, Kennedy y Los Mártires, con el fin de establecer el comportamiento epidemiológico por UPZ o barrios, para identificar los determinantes sociales.

Delitos de alto impacto social

· Las lesiones comunes disminuyeron 16%, al pasar de 4.934 durante el primer semestre de 2010 a 4.153 en los
primeros seis meses de 2011, para un total de 781 casos menos.

· El hurto de vehículos descendió 7,4%, al pasar de 1.482 en 2010 a 1.373 en 2011, 109 casos menos.

· El hurto a personas bajó 2,1%, pasando de 8.405 casos en 2010 a 8.225 en 2011, lo que significa 180 casos menos.

· El hurto a residencias descendió 6,4%, al pasar de 2.442 casos en 2010 a 2.285 en 2011, es decir, 157 casos
menos.

· El hurto a establecimientos comerciales también decreció 36%, al pasar de 1.858 casos en 2010 a 1.180 en 2011, 678 casos menos.