Durante el inicio de las fiestas decembrinas las autoridades cundinamarquesas reportaron un solo caso de menores quemados. Se trata de una niña quemada en su mano, hecho ocurrido en Viotá


Durante la tradicional noche de las velitas Cundinamarca sólo presentó un caso de una menor con quemaduras de segundo grado en su mano izquierda, hecho ocurrido en Viotá.

Es importante resaltar que el año pasado para esta misma fecha se registraron ocho menores con quemaduras, casos ocurridos en Soacha, Girardot, La Mesa, Zipaquirá, Cáqueza y Facatativá.

Las autoridades resaltaron que la disminución significativa de los casos registrados de menores lesionados con pólvora se debe principalmente a la conciencia ciudadana, a los cuidados de los padres y a los controles policiales orientados a garantizar unas festividades con alegría y responsabilidad.