Los Bancos Municipales de Agua –BAMAS, son sistemas de captación, almacenamiento y distribución de agua lluvia o de fuentes superficiales, que vienen siendo implementados por la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca- CAR.

El funcionamiento de éstos sistemas, se hace con el propósito de atender necesidades prioritarias, como el consumo doméstico, sistemas de riego y vulnerabilidad de incendios, especialmente en municipios o zonas que no cuentan con acueductos.

Funcionan específicamente, recolectando el líquido en época de lluvias para que sea utilizado en época de sequía.

Esta estrategia ha sido desarrollada en 14 municipios, recientemente fueron incorporados Chiquinquirá y Buena Vista en el departamento de Boyacá, y Pandi y Tibacuy en Cundinamarca, lo que ha permitido atender las necesidades del recurso hídrico en zonas vulnerables al desabastecimiento, especialmente en el comienzo de este 2020, época en la que la sequía ha sido más rigurosa que en años anteriores, sirviendo como reserva para enfrentar las emergencias por incendios forestales.

Cerca de 20.200 habitantes han sido beneficiados. Para este año la autoridad ambiental proyecta construir 10 nuevos bancos, 4 con una capacidad de 30 mil metros cúbicos y 6 de 10 mil metros cúbicos, para así beneficiar con ellos a otras 15.300 personas.