Después del aguacero del sábado pasado, las aguas residuales inundaron una parte de la cancha del barrio Las Ferias en la comuna dos de Soacha. Los fétidos olores amenazan la salud, especialmente  de niños, mujeres embarazadas  y ancianos que ya no saben qué hacer.

Aunque la presidenta de la Junta de Acción Comunal del barrio Las Ferias, Laura Jiménez, ya hizo la solicitud en la Dirección de Servicios Públicos e interpuso un derecho de petición para que el problema se solucione de raíz, lo cierto es que han pasado tres días y nadie se ha acercado a solucionar el impase.

 “Cada vez que llueve se nos inunda de aguas residuales este sector, lo que repercute en presencia de roedores y vectores que afectan mucho a los vecinos de nuestro barrio; el llamado es  al alcalde,  que por favor nos ayude;  ya se radicó  una carta al director de Servicios Públicos para que tome en serio el llamado, que hagan el mantenimiento con urgencia. Tenemos menores, mujeres embarazadas, es un problema de sanidad, entonces necesitamos que nos den respuesta  y nos solucionen  lo más  pronto porque no es solo el mantenimiento, sino que nos ayuden para que el problema no se repita, teniendo en cuenta que esta tubería fue instalada por la misma comunidad y ahora vivimos más personas, ya no tiene capacidad”, dijo la presidenta.

El rebose de las alcantarillas con aguas residuales no es nuevo. Esta vez se presentó desde el sábado anterior, pero según la comunidad, cada vez que llueve es lo mismo.  Los olores son fétidos y la afectación a la comunidad es grande.

 “El olor afecta mucho a los niños y  ancianos, esto se está pasando para las casas, está saliendo por los baños, las alcantarillas de los patios, hemos pasado  cartas pero aún no llega la solución. Hace un tiempo vino el Vactor y al sondear se dieron cuenta que hay un tubo que obstruye el paso de las aguas, parece que un carro lo hundió, pero dejaron eso así y se fueron”, añadió Emilse Rivera, habitante del sector.

El problema es que la falla perjudica también a los habitantes del barrio vecino. “Nosotros también estamos perjudicados con esta agua que huele muy mal,  hay bastantes niños y se van a enfermar por los olores”, concluyó un residente de Portalegre.

Los habitantes de Las Ferias y Portalegre confían en que la petición hecha a la Dirección de Servicios Públicos surta efecto lo más pronto y se solucione de una vez por todas este problema de salud pública que deben enfrentar cada vez que llueve.