El 19 de mayo fue un día de movilizaciones pacíficas llenas de artes y cultura, pero en la noche la jornada se manchó por enfrentamientos entre  encapuchados  y el Esmad.

Como siempre, un reducido grupo de vándalos dañó lo que miles de ciudadanos hicieron durante el día: marchar de manera pacífica. En diferentes puntos de Bogotá se hicieron  intervenciones artísticas llenas de música, danza, teatro y colorido, pero cuando llegó la noche, en el Portal Américas, las piedras, gases y aturdidoras empañaron lo atractivo que se había vivido.

Durante el día se percibieron concentraciones pacíficas en diferntes puntos de la capital, pero los de mayor presencia fueron el monumento Héroes, estadio El Campín,  Parque Nacional, Universidad Nacional y Portal Américas.

Llegó la noche y en algunos puntos los manifestantes no se movían y permanecían con algunas vías bloqueadas, como ocurrió en el Portal Américas, incluso pasadas las 7:00 p.m. el Distrito anunció que había llegado a un acuerdo con los que protestaban para evitar actos vandálicos y disturbios. Sin embargo todo se quedó en una simple promesa, porque a eso de las 10:00 p.m. llegaron varios encapuchados y empezaron a lanzar piedras y objetos a agentes del Esmad que se encontraban junto a la manifestación.

El Esmad respondió a la agresión de los encapuchados y de inmediato se desató una serie de enfrentamientos que terminó en disturbios y vandalismo en esta zona del suroccidente de la ciudad.  De nuevo los gases, las piedras y objetos contundentes aparecieron,  y  toda la jornada que se había desarrollado de forma pacífica, se empañó por culpa de un reducido grupo personas.

Foto: Gustavo Torrijos