Así lo manifestó el secretario de Movilidad de Cundinamarca Andrés Díaz, quien aseguró que una vez iniciados los trabajos, la obra se entregaría dos o tres años después. El funcionario dijo además que los diseños tienen un avance del 35% y que su costo total, incluyendo consultoría e interventoría, es de 3.200 millones de pesos.


Díaz manifestó que los estudios y diseños fueron contratados en el mes de febrero pasado con recursos exclusivos del departamento, para lo cual fue necesario cumplir varios pasos.

“El primero fue recibir por parte de Tranmilenio los criterios operacionales de diseño, teniendo en cuenta la posterior operación del sistema, es decir, cómo deben ser las estaciones, qué tan anchas las calzadas, cómo deben ser los accesos, los intercambiadores, en fin. Estos criterios los tuvimos en el mes de mayo, los concertamos a partir de algunas inquietudes que habían a finales de junio y ahí sí iniciamos formalmente la etapa de diseños”, explicó el secretario de Movilidad del departamento.

Díaz aseguró que también se definió con el municipio lo concerniente al patio portal, que es el sitio donde llegaría todo el sistema en el sector del Vínculo, al igual que aspectos relacionados con la Car y que tienen que ver con la declaración de protección y de importancia estratégica de algunos cuerpos de agua que hay en la zona. Sin embargo, el funcionario aseguró que los criterios de diseño operacional cambiaron bastante con relación a los que se habían hecho para la fase dos. “Aquí hay que aclarar que la consultoría consistía en actualizar los diseños de fase dos que habían sido hechos en 2004 por una consultoría contratada por el IDU, y hacer los diseños de la fase tres, porque no se han realizado”, agregó.

Lo anterior significa que la actualización de la fase dos se convirtió en una elaboración nueva de diseños debido a que los existentes eran de 2004. “Esto significó que Transmilenio presentara unos criterios nuevos necesarios porque son los que se requieren para la demanda actual, y eso nos generó hacer unos diseños nuevos y una adición al contrato que ya está en camino. Esta serie de cambios significa que tendremos diseños hacia el mes de enero para ser revisados por la interventoría, creería que los definitivos los tendríamos en febrero del otro año”, sostuvo Díaz.

Pero terminados los diseños viene la asignación de las obras y la realización de las mismas, para lo cual se necesita que los recursos estén garantizados. Por este motivo, el departamento ya está tramitando el proyecto de vigencias futuras para comprometer los recursos que le corresponden.

“Ya hemos conversado también con Soacha que está haciendo la misma labor preparatoria para coordinar lo que será el trámite del acuerdo de vigencias futuras de los recursos que le corresponden al municipio y estamos haciendo la gestión de la mano del gobernador y la alcaldía ante el gobierno nacional para la asignación del 70% que aportaría la nación. Nuestra meta es lograr los diseños aprobados antes del primer trimestre de 2015 y tener Conpes, financiación y todos los recursos garantizados el otro año, y ojalá contratada la obra antes de finalizar la presente administración”, recalcó el secretario.

Los diseños determinarán qué necesidades constructivas hay y cuántos predios se deben adquirir.

“Sin embargo nosotros de la mano con el constructor hemos venido haciendo unas reuniones previas con algunos propietarios de acuerdo a lo que nos van dando los prediseños para informarles y la idea es estar frecuentemente conversando con los dueños de los predios. Además lo que se prevé es que no solo el sistema ofrezca una oferta en transporte, sino que al mismo tiempo, a partir de esas obras, se le entregue al municipio de Soacha unas características en urbanismo muy importantes, entonces hay previstos unos andenes amplios, ciclorutas, alamedas, en fin. La idea no sólo es construir unos carriles para buses, sino que todo el entorno mejore mucho”, finalizó Díaz.