Este martes el Concejo de Soacha decidirá si aprueba o rechaza esta propuesta, lo que sin duda impactará en el valor del impuesto predial unificado.

Lo primero que hay que decir es que sí hay un soporte jurídico para presentar la propuesta de aplazar la entrada en vigencia de los efectos de la actualización catastral en Soacha. Se trata del Decreto 148 del 4 de febrero de 2020, en su artículo 2.2.2.2.30.

Si bien ese aplazamiento lo ordena el Gobierno Nacional, son los concejos municipales los que deben hacer la solicitud, teniendo en cuenta las condiciones económicas o sociales de la población, y luego el DANE estudiará si autoriza o no.   

Para el concejal Giovanni Ramírez, uno de los tres cabildantes que hizo la solicitud, no es cierto que aplazar la entrada en vigencia de la actualización catastral sea sinónimo de poner en riesgo las finanzas del municipio.

“El mismo artículo establece que el Municipio seguirá haciendo el recaudo del impuesto predial teniendo como base el avalúo anterior, o sea, nos cobrarán el impuesto con el incremento determinado en la ley, pero teniendo en cuenta el avalúo que venía antes de la actualización catastral que se realizara en 2020”, sostuvo.

El cabildante dijo que, al aprobar el aplazamiento por un año, el alcalde Juan Carlos Saldarriaga podrá modificar el decreto 404 de diciembre de 2020, que en su artículo primero estableció que fuera el 80% lo que se aplicaría a los valores comerciales resultantes del proceso de la actualización catastral urbana 2020.  “Dentro de la ley, el alcalde podía haber adoptado el 60%, lo que impactaría en la reducción del impuesto predial”, dijo.  

Para el concejal Giovanni Ramírez, también se requiere modificar el Acuerdo 30 de 2020 o Estatuto Tributario para permitir que los efectos de la actualización catastral se puedan amortiguar. “Esto se verá reflejado en un menor valor, y ojalá ampliar los rangos que definen las tarifas del impuesto predial. Todo esto se puede hacer en el año del aplazamiento”.

Finalmente, el concejal dijo que esta administración se gastó $8.996 millones para el ejercicio de la actualización catastral de la vigencia 2020 en el sector urbano, “mucho dinero que salió de nuestros bolsillos porque se paga con recursos propios para que hoy estemos con tantas reclamaciones”.

La proposición para aplazar la entrada en vigencia de los efectos de la actualización catastral ya fue presentada al Concejo y se estudiará en plenaria este martes 30 de marzo sobre las 9:30 a.m.