La inseguridad no da tregua y los delincuentes acechan para hacer daño a sus víctimas. Una estudiante fue lanzada al piso para robarle su bicicleta.

Andrea es una estudiante de psicología que iba a reunirse con unos compañeros para coordinar actividades propias de la universidad. Dice que el sábado salió de su residencia en Compartir y al transitar por el barrio Ducales le salieron dos jóvenes que la arrojan al piso y le robaron su bicicleta.

“Fue tipo 11:00 a.m., venía por una calle destapada, un poco sola, cuando salen dos tipos jóvenes. Uno me empuja, yo me caigo y el otro coge la bicicleta, se monta y se va, mientras que el otro me amenaza con malas palabras y me dice que me quede callada si no quiere que me chuce”, narró la víctima.

Lo que dice Andrea es que la bicicleta que le robaron era de las antiguas y que jamás se imaginó que se la fueran a robar. “Es increíble que se roban lo que sea sin importar si es costosa o no. La verdad mi bici era de las que le decían panaderas, viejita, yo la había adaptado y medio arreglado, pero es una cicla vieja”, añadió.

La estudiante quiso contar su caso para invitar a los biciusuarios a tener mayor precaución, no transitar por calles solitarias y que la gente sepa que a los delincuentes no les importa si son de alta, medio o baja gama. “Uno creería que esas ciclas viejas no se las roban, pero mire. Se llevan lo que sea”, puntualizó.

Afortunadamente a Andrea no le pasó nada, dice que “un par de raspones en las manos”, pero no más. Sin embargo, queda el sinsabor de que la inseguridad crece y no hay solución.

Foto: referencia