Sobre las 8:30 a.m. de este martes, varias personas que estaban haciendo ejercicio en la montaña cerca de Ciudad Verde fueron atracadas con cuchillos.

Cuenta una testigo de los hechos que varios sujetos con arma blanca irrumpieron a quienes se encontraban haciendo ejercicio y les robaron sus pertenencias. “Incluso a una mujer la apuñalaron en presencia de todos y los delincuentes bajaron corriendo hacia Ciudad Verde a la vista de muchas personas”.

No es el primer hecho que se presenta en esta zona que divide a Ciudad Verde de Hogares Soacha.

“En la parte alta de esa montaña comúnmente se hacen dos hombres  que esperan para robar. Personalmente he conocido en el último mes más de 3 casos iguales. Por favor si van al sector no suban a la montaña ni pasen por las casas abandonadas, quédense cerca de la carretera”, añadió Andrea Mojica.

Para recordar: Ciudad Verde, la ciudadela residencial de Soacha que se mueve entre la delincuencia y el microtráfico

Pero el caso de hoy no ha sido el único. Según residentes de Ciudad Verde, los atracos a personas son constantes en esa zona de Soacha.

“El 6  de abril me robaron la bicicleta rin 29, la  plata y demás pertenencias. Son 4 delincuentes en total, 3 con revólver y uno con machete”, dijo Jeisson Castro, residente en Ciudad Verde.

Este cerro está ubicado a un costado de Ciudad Verde. Aquí es donde los delincuentes se esconden

“A mi vecina la atracaron y ella estaba en la montaña con niños y le quitaron hasta los chitos, la gaseosa y el celular, y lo peor es que andan con machete”, aseguró Anwilmar Rivero.

La comunidad está indignada porque son hechos repetitivos y las autoridades no hacen nada, incluso aseguran que la montaña está a solo tres cuadras del CAI de Hogares Soacha.

De nuevo revive el tema de la cuarentena porque parece que los que salen sin problema son los delincuentes. El llamado es a la Secretaría de Gobierno y a la Policía para que estén pendientes de proteger a las personas de bien, y más en esta época de confinamiento donde los pocos que salen están a la merced de atracadores y ladrones.

Por Ricardo G.