La Mesa de Victimas de Soacha presentó un informe ante la Jurisdicción Especial para la Paz, donde se mostró que en el municipio hay un total de 53.300 personas que llegaron por el conflicto interno en el país.

El informe presentado ante la JEP se llamó «Las víctimas en Soacha construimos paz«. En la presentación, 52 víctimas relataron su historia, de cómo el conflicto cambió sus vidas y los sigue afectando hasta el día de hoy.

 En el documento se informa que las víctimas no han tenido una reparación efectiva, ya no tienen una calidad de vida, “el desplazamiento ha generado graves afectaciones sociales, se evidencia que hay grandes grupos de hogares con madres cabeza de familia, bajos niveles de educación, estigmatización por su condición de desplazados y gran dolor por la pérdida de su identidad cultural”, se indica en el informe.

En relación con los relatos de las personas afectadas, dicen que los responsables son, sobre todo, grupos paramilitares que fueron los más grandes perpetuadores con cierta ventaja sobre las Farc y el ELN.

Según la Mesa de Victimas, la mayoría de desplazados en Soacha provienen del sur del país (departamentos como Cauca, Nariño o Putumayo), la zona del Urabá antioqueño, el Chocó y la región del Catatumbo en Norte de Santander.

“A la justicia le pedimos verdad, reparación y no repetición. Queremos que nos devuelvan nuestras tierras. Regresar al campo con garantías de seguridad y poder desarrollar proyectos productivos”, concluyó Myriam López, integrante de la Mesa.