La licencia fue otorgada por la curaduría dos de Soacha y aunque inicialmente la CAR impuso medida preventiva, posteriormente se levantó.

El señor Rosendo Quintero, habitante del barrio Quintas de Santa Ana primer sector, solicitó el acompañamiento de Periodismo Público y funcionarios de la CAR con el fin de revisar el levantamiento de la medida preventiva para la ampliación de una laguna de *pondaje en el terreno donde se construirá el proyecto de apartamentos Azufre, en Quintas de la Laguna.

La medida preventiva se había interpuesto el pasado 20 de julio del año 2020 por parte de la CAR, por la presencia de dos espejos de agua.  Sin embargo, luego de una nueva visita por parte de entidad y del Acueducto, el pasado 16 de abril del 2021 se hizo el levantamiento de la restricción, bajo la resolución 11217000022, donde se aloja todo el expediente respecto al estudio y las observaciones encontradas.

Un funcionario de la CAR aclaró a este medio que se descubrió que los dos espejos de agua empezaron a tomar vegetación del humedal, pero en realidad se trataba de cuerpos de agua artificiales que no afectaban la preservación ambiental, por eso se levantó la medida.

Ahora en este lugar se edificarán torres de apartamentos de 6 pisos por parte de la constructora Prado Grande SAS, de acuerdo a la licencia otorgada por la Curaduría dos de Soacha. Esto ha inquietado a don Rosendo y a otros habitantes del sector, quienes manifiestan que no se les ha socializado el proyecto que se llevará a cabo, ni por parte de la constructora ni por la Administración municipal.  

Precisamente, el señor Gustavo Torrejano, encargado de la obra de mitigación para la ampliación de esta laguna de *pondaje, aseguro que hace unos 15 días empezaron las obras, y que ellos trabajan directamente con el Acueducto.

Él aclaro algunos puntos importantes frente a la obra que se esta llevando a cabo, en la que el objeto principal es hacer la ampliación de la laguna en L, la cual se ha debido desocupar y tratar, teniendo en cuenta que el tema de mosquitos y zancudos era bastante crítico. “Esta laguna es una estructura donde se regula la precipitación de las aguas lluvias y el exceso de agua”, dijo. 

Además, en el sector existe una planta donde se hace el tratamiento de las aguas residuales que seguirá funcionando allí. Ahora, se encuentran validando si deben hacer la entrega a la empresa de Santa Ana o si existe otra entidad que se encargue del manejo de la misma.  

Es importante mencionar que todos los servicios de las nuevas obras van a llegar a la planta de tratamiento, un punto determinante para llevar a cabo la adecuación de la laguna para que cuente con la capacidad requerida.

Otra inquietud es el posible daño a la vía que conecta al proyecto. Al preguntarle al encargado de esta obra sobre las quejas acerca del estado de la calle por el constante paso de volquetas, manifestó que ellos hacen levantamiento de fotos del estado de la vía, antes y después de la obra, y que la alcaldía y otras dependencias como Planeación son los encargados de hacer seguimiento para corroborar si llegan a presentarse daños. 

Además, afirma que “No puedo entrar a su casa porque legalmente no estoy obligado”, esto referente a las quejas sobre afectaciones en las viviendas de las personas que viven cerca de lugar, complementando que en caso de que sea un predio cercano, deben hacer un acta de vecindad.

De acuerdo a lo manifestado por el señor Gustavo, la obra tendrá seis meses de duración aproximadamente, y paralelamente se llevará a cabo la construcción de los apartamentos.  

*Pondaje: lugar donde se amortiguan y almacenan temporalmente las aguas lluvias provenientes de un sistema de alcantarillado pluvial.

Por Cristhian Cañón