Michael Stiven Canté Vásquez es un joven de 19 años de edad que nació con una discapacidad auditiva y que sueña con triunfar en el mundo de la actuación.

En Colombia existe una gran desigualdad social, en especial para aquellas personas con condiciones especiales, como es el caso de Michael Canté, un joven talentoso y soñador, egresado de bachillerato en el año 2020 de la Institución Educativa Ricaurte de Soacha.

Debido a complicaciones que sufrió su mamá durante el embarazo y donde presento pérdida de líquido amniótico, causó una afectación a los oídos de Michael que provocó una pérdida del más del 50% de su audición.

A lo largo de sus años debió acceder a terapia de lenguaje y terapia ocupacional, debido a que presentaba problemas de aprendizaje. A partir de sus 9 años empezó a hablar de forma fluida, en gran parte porque pudo acceder a unos audífonos.

Michael cuenta que en su niñez presentó varios trastornos de depresión a causa de las burlas y el bullying que sufrió en su etapa escolar; en sus mismas palabras asegura que “lo han rechazado por su problema auditivo”. Incluso ha sido víctima de actos discriminatorios.

Michael relata que desde pequeño se ha comunicado a través del habla con sus papás, de esa manera considera que el español en la actualidad es su lengua principal, y el lenguaje de señas su lengua secundaria, en especial por las brechas comunicativas que existen para las personas sordas, al no contar con interpretes en instituciones públicas o privadas.    

Su primer acercamiento con otras personas sordas fue cuando ingreso al colegio Federico García Lorca, que cuenta con programas especiales para personas con discapacidad auditiva, sin embargo, manifiesta que en el año 2015 cuando accedió a la Institución Educativa Ricaurte aprendió a profundidad acerca de la Lengua de señas.

Michael confiesa que en su adolescencia se solía reprochar mucho por su condición como persona sorda, que se sentía mal y se preguntaba por qué había nacido así. Sin embargo, en la actualidad se considera una persona más y manifiesta que no le afectan las opiniones de los demás, que es consciente que tiene una discapacidad con la cual debe seguir toda su vida y no se siente mal por eso.

Este joven, desde sus 6 años ha soñado con ser actor o cantante en lengua de señas, algo que viene intrínseco, una pasión por el arte. Para lograr esos sueños, asegura que “ha intentado invertir en él mismo, en ser una persona más segura, con mayor autoestima, para enfrentar los comentarios que dicen los demás y que no logren afectarlo”.

Aunque su mayor preocupación es saber si puede alcanzar ese sueño y vivir de su pasión, en gran parte porque al salir del colegio debió enfrentarse al mundo real y algunos hechos crueles, por ejemplo, el gran suplicio de conseguir un empleo formal, precisamente cuenta que hace algunos días se presentó a una empresa que lo rechazó por su condición de discapacidad, descartándolo del proceso de selección.

Ante este escenario, Michael sigue enfocado en hacer realidad sus sueños artísticos; en la actualidad se encuentra aprendiendo más sobre la Lengua de Señas Colombiana, con el fin de interpretar canciones de diferentes géneros y así empezar a monetizar por medio de distintas plataformas digitales.

Al respecto, cuenta que ha interpretado cuatro canciones en lengua de señas, una actividad que puede tomarle entre 3 a 4 semanas, mientras lleva a cabo el aprendizaje de la canción, la grabación y la edición, un trabajo arduo pero que ha aprendido de forma empírica. Para observar el trabajo de este joven pueden acceder a su canal de YouTube.

Esa pasión por interpretar canciones surgió en el año 2017, al observar otros referentes en YouTube y percibiendo la carencia de artistas que hacen este tipo de actividades.

Para Michael en un principio fue algo complejo, porque sintió bastante timidez y debió enfrentarse a las burlas de sus compañeros de escuela. A pesar de ello, ha logrado realizar presentaciones en colegios y otros escenarios, donde llegaron a reunirse más de 500 personas.

Él busca por medio de esta iniciativa, generar espacios de comunicación en especial con personas sordas, para que encuentren un mayor valor de la Lengua de Señas, y de igual forma que surja ese deseo de aprendizaje por parte de las personas oyentes, creando así otro tipo de experiencias e imaginarios y se logren romper las barreras de discriminación que existen en la actualidad.

Los invitamos a seguir a este joven artista, en Instagram y en su canal de YouTube, y apoyar el trabajo de este soñador soachuno. 

Por Cristhian Cañón